¿Vamos a pescar al Reconquista?

¿Vamos a pescar al Reconquista?

Autora:  Monica Liliana Pastorini

Juan Pastorini había llegado de Italia, proveniente de Génova, junto con sus padres.  Era conocido en la zona de Boulogne como Juansú, “El hombre de la Carreta”. Se lo nombraba  así  porque tenía  una carreta pintoresca, tirada  por bueyes, “la General San Martín”, que muchas veces alquiló, a directores de  películas donde su presencia era imprescindible, como fue, por ejemplo, ” Vidalita”.

.

Pero la actividad fuerte de mi abuelo y su familia, fue el cultivo de hortalizas en quintas, en el partido de San Isidro, en diferentes zonas de Boulogne Sur Mer.

.

Casado con Victorina  Scianca  tuvo siete hijos: Alfredo, Carlos, Nélida, Juan, Susana, Pedro y Rosa. Alrededor del año 1938 arrendaba campos sobre lo que es actualmente el Cementerio de Boulogne, lindante con el bañado del Río Reconquista, que hasta 1954 se llamaba Río de las Conchas, por la cantidad de restos paleontológicos de  moluscos en sus orillas.

.

En ese entonces el  río no estaba contaminado y  era común ver a mi padre, Carlitos Pastorini, alguno de sus hermanos y otros hijos de  quinteros, en las tardes de verano, bañarse en sus aguas, y el resto del año llenando bolsas de arpillera con anguilas, sábalos, bagres, bagres sapo, que luego se repartirían para que,  en el ámbito de las cocinas de campo, se transformara, en el clásico chupín.

.

La olla de hierro humeante  sobre la cocina económica, albergaba en su interior  cebollas, ají, ajo, tomate,  papas y los trozos del pescado fresco, con las aromáticas hojas de laurel. Lejos estaban las cocinas actuales. Aquellas eran cocinas con piso de tierra apisonada, mesas robustas de madera, sillas de paja, y siempre un fuego generoso para calentar la pava para el mate cocido o para  preparar los guisos sustanciosos  para hacer frente a los duros inviernos con sus  heladas y escarchas.

.

El paisaje era de campo, con tierras altas que iban bajando en forma de barranca hacia un río que surcaba el lugar. Los horneros se acercaban a él para buscar material para sus típicas casitas. Zorzales, palomas, benteveos, cachirlas, tordos, jilgueros, calandrias, iban de tala en tala,  y patos y garzas buscaban alimento en sus aguas. Mi papá nos contó que  cerca del río, cavando unos  30 cm ya se  rncontraba agua.

.

La tranquilidad  se veía alterada muy de vez en cuando por la visita imprevista de equipos de filmación. Fue en esa época de auge del  cine nacional.  Sé que alrededor de los años 40 mi abuelo alquiló su carreta tirada por bueyes para una película en la que intervendría la actriz  Malisa Zini. Se trataba de “Huella”. En un momento cruzando el río con la carreta, Malisa perdió el equilibrio y se cayó en sus aguas. Ante el peligro de que la actriz se ahogara  Juansú se tiró de la carreta y logró rescatarla.

Ya anciano mi abuelo recordaba esta escena dramática, reconociendo con orgullo haber salvado a la actriz, que siempre le estuvo muy agradecida por su salvataje.

.

Lo cierto era que el Río Reconquista era un río que daba lugar para la natación, paseos en bote, la pesca y para la filmación de escenas  de películas que requerían de un escenario natural y agreste.

.

En las Reseñas del Instituto Agrario Argentino de 1943, se lo menciona como Río de las Conchas, cuyo bañado tenía tierras arcillosas y anegadizas, donde crecían juncales y espertina  montevidensi, maleza muy invasora que se desarrollaba en las  zonas  donde se estancaban las  aguas. Cerca del río, pero ya sobre la barraca, crecían talas dispersos.

.

No eran tierras propicias para la actividad agrícola de entonces, no así el resto de las tierras del partido de San Isidro, donde las negras tierras fértiles ricas en  materia orgánica, permitieron el cultivo de diversas hortalizas, cereales y flores, actividades económicas fundamentales  antes de que el crecimiento demográfico y el surgimiento de las industrias las fuera mermando.

.

Con orgullo menciono que  la última quinta de verduras fue las de mi padre Carlos Pastorini y de mi tío Pedro Pastorini, en la zona de detrás del Colegio de las Hermanas Trinitarias, sobre la calle Santa Rita, de Boulogne.

.

Volviendo al tema del Río Reconquista, mi vecino, Reinaldo Gagliardini, fallecido ya hace muchos años, nos contaba que la decadencia del río comenzó cuando se instaló en José León Suárez, partido de San Martín,  una curtiembre que volcaba sus aguas al río, a pesar de una ley  2797 del año  1891 que  prohibía hacerlo.

.

.

Alrededor de  1966 Reinaldo nos llevaba a pescar a mi hermana, Marta Pastorini, a mi prima Nilda Medrano y a mí. Ibamos a un  arroyito de Bancalari que desembocaba en el río Reconquista frente a un antiguo molino harinero. Sacábamos  tarariras y bogas de muy buen tamaño.

.

En relación al viejo molino era de 1874;  lo había construido la flia. Bancalari. Allí se procesaba todo el trigo y maíz que se cosechaba en la zona.

.

Actualmente sólo queda la chimenea ya que el edificio se demolió por la rectificación del río Reconquista.

Nilda en el arroyito cerca del Río Reconquista, a la altura  de Bancalari (1966)

.

Con el tiempo, el crecimiento  industrial, llevó a numerosas fábricas a instalarse cerca del río Reconquista, volcando sus deshechos en sus aguas, sin un tratamiento previo. Así la contaminación del río fue creciendo, hasta llegar al momento actual donde el análisis  químico de sus aguas, refleja el alto grado de peligrosidad, por la presencia de metales pesados y microorganismos patógenos. Y por supuesto ningún pez  podría  ya sobrevivir allí.

.

Escribir este pequeño relato me permitió acercarme a diferentes proyectos de saneamiento de sus aguas, y de control de los desagües industriales que arrojan sus aguas al río.  Ojalá que las diferentes Intendencias y el Gobierno Provincial puedan ir concretando  estos proyectos, que permitirían  a  las futuras generaciones disfrutar del río límpido  y bello  que fue.

Monica Liliana Patorini

Esta entrada fue publicada en Vacaciones Paseos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Vamos a pescar al Reconquista?

  1. miguelita dijo:

    La contaminacion de los rios nos ha privado de muchos sitios de recreacion.
    Como dice la Autora Monica, salidas de pesca, y mas de una vez sacarnos el calor con una zambullida.
    Imaginen ustedes yo ,que tengo cerca el Matanza, si me quisiera refrescar en el, creo que me quedo pegada en el barro.
    Muy lindo recuerdo
    Miguelita

  2. carlosvonz dijo:

    Monica, muy buen recuerdo del Rio, otras epocas, yo tambien me bañaba y pescaba en el rio.
    Un poco mas lejos, en Paso del Rey.
    Actualmente solo quedan muy pocos lugares de este rio que se conservan como lugares de recreacion.,
    Cascallares y un lago artificial que formo el Dique Roggero en la localidad de Moreno.

Los comentarios están cerrados.