10 de septiembre de 1911

10 de septiembre de 1911

Hace apenas 100 años nacía en Guaminí  Nilda Elvira Vattuone,  hoy la conocemos por Nelly Omar.

La  vi ayer en una entrevista periodística  respondiendo con gran lucidez las preguntas que se le hacían,  alguna de ellas que poco tenían que ver con su carrera, su voz o su próxima actuación en el Luna Park.

Lejos de Inmutarse, y como es su costumbre, Nelly hizo una recorrida por sus recuerdos, parecía que eludiría un tema en particular, pero no fue así fue categórica  en sus respuestas.

Hoy la vemos como una mujer de pié y con elegancia rescatando algunos recuerdos, me quedé con este:

.

! Lo más lindo que hay es enamorarse.

Correspondido, desde luego.

Porque si te enamoras de algo imposible, no podés ser feliz.

Tenés que enamorarte de alguien que guste de vos, tener donde apoyarte, un lugar donde querer.

Pienso que uno no debe quedarse solo.

Veo tantas amigas solas, alguna se va al geriátrico.

Yo no quiero ir a parar ahí.


Ahora la escuchamos en la interpretación de “Mano Blanca”

Que lo disfruten.

enlace :    http://www.youtube.com/watch?v=1ed4Ihw2pHk&feature=related

Esta entrada fue publicada en cultura, Personajes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a 10 de septiembre de 1911

  1. carlosvonz dijo:

    te paso el enlace de Sur , por Nelly Omar

    http://www.youtube.com/watch?v=go8gLRW61ek

  2. carlosvonz dijo:

    Copio en este sitio una nota editorial que se publicó en la nacion dias pasados

    Nelly Omar, centenaria
    La cantante festejó sus 100 años con una actuación en el Luna Park
    Por Mauro Apicella | LA NACION

    Los artistas más notables son los que tienen cierto grado de pudor y modestia. ¿Por qué? Porque eso les permite sosegar el ego y concentrarse en lo verdaderamente importante: el hecho artístico.

    Nelly Omar cumplió 100 años el 10 de septiembre pasado. Quiso festejarlo con un espectáculo en el Luna Park, pero no se sintió segura, temió afrontar una hora de canciones por la debilidad de sus rodillas. Pero se ve que lograron convencerla y anteanoche subió al escenario. Cantó y sopló las velitas de una torta enorme.

    Ese fue el plan. No hay que entender su espectáculo como un concierto. Nelly no anda de gira para ganar una mención en el libro de los Guinness (aunque quizá los productores lo hayan interpretado como un récord). Simplemente subió a cantar un puñado de temas que fueron clásicos de su repertorio. Ni más ni menos que eso. Un dato curioso. Nelly nació en una estancia llamada La Atrevida, de los pagos de Guaminí, y cien años después se atrevió a subir al escenario del Luna. Lo hizo con todos sus miedos y todas las dudas. Durante los primeros tres temas no se escuchó a sí misma ni escuchó a sus músicos correctamente; se sintió molesta por la luz fuerte e insegura, quizá por eso apoyó su mano en la silla que tuvo junto al micrófono. Temió olvidarse de las letras y se olvidó. Su voz sonó totalmente destemplada y su fraseo fue víctima de alguna clase de apuro. «Estoy fuera de training «, dijo. Pero es artista y tuvo pudor. Se disculpó varias veces de los inconvenientes técnicos del sonido y de un par de olvidos de las letras (en realidad no fueron tan graves, seguramente ella sentía que todo era mucho peor de lo que realmente fue). Y esas disculpas le permitieron concentrarse en las canciones.

    Comenzaron a sonar los primeros acordes del tango «Sur» y Nelly Omar entró en una especie de túnel de tiempo. Fue hacia ese San Juan y Boedo antiguo. Después se concentró en la estampa de «Jacinto Chiclana» y cuando llegó el turno de homenajear a un recordado payador con «El adiós de Gabino Ezeiza» su voz estaba totalmente templada. Para el momento de otros clásicos -«Amar y callar» y «Desde el alma» o «La descamisada» que interpretó para despedirse y cerrar el ideario peronista que siempre la rodeó- fue una auténtica Nelly Omar la que se escuchó, con el lógico paso de los años.

    Antes de su actuación, como si fueran otros números de una revista musical, hubo dos propuestas bien distintas. La primera llegó de la mano de seis payadores que hicieron una emotiva e ingeniosa semblanza de la homenajeada, a través de su canto repentista.

    Luego hubo otro espectáculo, encabezado por el bailarín Juan Carlos Copes y el grupo que dirige la violinista Erica Di Salvo. Era difícil asociarlo a Nelly Omar, más allá del condimento tanguero. Fue, sin dudas, un show para turistas adaptado a los locales que contó con dos curiosidades. Una escena de cuchilleros con música de Piazzolla y una coreografía queer de dos chicas y un malevo que aparece de golpe y le dice a una de ellas: «No te la vas a llevar». Pero, finalmente, su papusa se termina yendo con la amiga que trajo al baile..

  3. miguel angel retrivi dijo:

    …¿ Sabes una cosa Carlitos ?…Que de acuerdo a los datos que existen, de la Sra Nelly Omar, de donde y cuando actuó, no he encontrado aquél que diga, que también cantó en «El Rincón de José Canet», este fue un lugar que he frecuentado, allá por los años 60, era un sótano que estaba por Callao, unos veinte metros antes de Corrientes, por ese entonces aparte de Canet, el artista principal era el cantor Oscar Larroca, ya que era el que figuraba con letras destacadas, en el cartel de entrada a este local…

    Aunque esto en realidad sería un dato menor, acá lo que hay que rescatar, es la voz, la presencia y el amor que esta Señora, le pone a cada tema que interpreta…YYY…la verdad….¡¡ CADA DIA CANTA MEJOR !!….

    LITO de BERNAL

  4. carlosvonz dijo:

    algo encontré por la pagina el portal del tango.
    Una parte de la extensa nota dice asi:

    En 1969 vuelve a escena convocada por Reynaldo Yiso para grabar con el sello Magenta. cuenta Nelly: «… cuando escuché el disco lloré…, lloré mucho. Eran días en que la comida me escaseaba y la poca que tenía la compartía con mi perrita «Tripantú»…».

    Poco tiempo después José Canet, notable guitarrista, la convoca para trabajar en un escenario que para Nelly sería inolvidable: «El Rincón de los artistas», una modesta cantina que era reducto y refugio del poco tango que se escuchaba en Buenos Aires. Desde allí empezó el diseño de la segunda parte de su historia: inauguró el poncho para tapar la pobreza de su ropa; ese mismo poncho que hoy es su símbolo y marca.

  5. jorge gabriel dijo:

    No, no lo sientas Roberto acá me metí yo en camisa de 11 varas, mira creo que lo de Gardel con polleras es por enaltecer su fama de cantora, el poncho porque cumple varias funciones como «tapatodo» por eso tiene el agujero al medio y ella lo viste muy bién igual que los Chalchaleros el poncho rojo salteño, ahora el chango Palavecino.

    Que la habrían corrido los milicos?… no me extraña nada! … pero cuando?… a no, eso no lo se mira que son mas de 80 años que canta esta mujer.
    Pero eso de que había vendido la ropa puesta?… si lo supieran varias revistas de hoy le pagagarían por tapas no… aunque a su edad no creo que a nosotros nos resulte atractiva.
    Bueno muchachos, ya me estaba volviendo la juventud al cuerpo, mejor dejamos esta disquisición. Un abrazo

    Jorge Gabriel

  6. carlosvonz dijo:

    que bueno se esta poniendo el contrapunto,,, ahora me obligan a investigar el tema, pero parece que robertito tiene datos secretos

  7. Roberto dijo:

    Jorge lo siento pero la Sra Nelly Omar habia vendido hasta su ropa, era proscripta y no podia actuar en Argentina, en eso un empresario arriesgado la contrata para actuar en la cantina «El rincon de los Artistas» eran todos cantores masculinos y ella la unica mujer, como no tenia ropa adecuada, fue con su hermana y se compro el poncho rojo con el que sale en sus actuaciones a partir de entonces. Contado todo esto por la propia Nelly Omar en las entrevistas realizadas en radio y televisiòn, no le gusta que la llamen la gardel con polleras, sino la cantora nacional.

  8. carlosvonz dijo:

    creo que a los 100 años se la ve muy bien.

  9. jorge gabriel dijo:

    Discrepo con Roberto, para mi el poncho que usa Nely Omar en sus presentaciones públicas como cancionista, forma parte integrante de su atuendo típico folclórico No pretendió nunca tapar alguna falla femenina de su vestuario habitual.

    Siendo yo un niño en el año 36, (fijate si seré viejo), en el campo patagónico, en una radio a transitores, escuchaba todas las tardecitas cuando el sol se iba perdiendo entre las montañas, una audición en la que cantaba Nely Omar y Chola Luna esta última la segui algunos años hasta que no volvi a saber de ella y mirala vos a la Nely con 100 años a cuesta, hecha una piba. Un abrazo a mis amigos del Arcón.

    Jorge Gabriel

  10. carlosvonz dijo:

    me agrada su sencillez y claridad de pensamiento.

  11. Roberto dijo:

    La gardel con polleras, sin duda una gran cantante, tambien lo sera como persona, he leido sobre ella, usa un poncho para salir a cantar, eso se debe que cuando debe actuar las primeras veces no tenia ropa adecuada entonces de pone un poncho para cubrir su figura, por fin se le hara un homenaje a alguien que vive y se lo merece, se fueron tantos grandes que al dia de hoy pasan inadvertidos.

Los comentarios están cerrados.