Amontonado recuerdos (2ª parte)

Amontonado recuerdos (2ª parte)

enviado por Eduardo Gimenez

*demasido jovenes *

Luego  llegó la época del romanticismo,  fue el cine quien  me dejo el recuerdo de una parejita que podía ser cualquiera de nosotros, historia a imitar o personajes que nos identificaban,  ¿recuerdan  la película “edad difícil “ y demasiado jóvenes, era por el cincuenta y pico, que bonita  Bárbara Mugica,, y su compañero de escenas Oscar Rovito,  quien diría que se iban a casar.  No duró mucho ese matrimonio, tampoco la vida de Barbarita, que se apago a los 46 años.

Que locura, parece que camino en el tiempo, salto de calle en calle,, miro hacia arriba y encuentro a otro piantado,,,  Ramón Díaz que en 1927 inauguro su mueblería en sarmiento 1113,  y luego construyo  arriba de un edificio de departamentos   un chalet.

Dicen que Ramón empezó muy de abajo,, y llego muy arriba, ¿será por eso que tuvo la idea de construir en esa altura? Bueno cada loco con su tema.

Ahora vuelvo a la secundaria,, las peleas a la salida, cuando nos desafiábamos con algún matoncito del curso diciéndole así “ cuando quieras y donde quieras”,,, que antigüedad, y ese donde quieras siempre era a la salida en la placita de enfrente o a la vuelta del cole.

Felizmente  la sangre no llegaba al rio,, alguien nos separaba o uno de los contendientes quedaba en el piso.

“de chiquilín te miraba de afuera “

Los billares, los bares, los piringundines del bajo o los cabarets o lugares de espectáculos, todos prohibidos por la edad, pero mas que eso por la falta de efectivo, en ese entonces no había tarjeta de crédito,  taca, taca., o rajá pibe.

Uno de los  últimos fue el Chantecler lugar de tango y espectáculos que nació en 1924 y fue demolido en 1960,  hoy lo recuerdo con la letra del tango de Enrique Cadicamo.

Adiós Chantecler.

Te redujo a escombros la fría piqueta
y, al pasar de noche mirando tus ruinas,
este milonguero se siente poeta
y a un tango muy triste le pone sordina.
Entre aquellas rojas cortinas de pana,
de tus palcos altos que ahora no están,
se asomaba siempre madama Ricana
cubierta de alhajas, bebiendo champán.

Entre risas alegres y chistes,
siempre estaba apenada René,
y de verla tan linda y tan triste
fue por eso que me enamoré.
Hoy ni ella está más en la sala,
ni tampoco entro yo al cabaret,
se vinieron abajo tus galas
bullanguero y cordial Chantecler.

En la noches bravas que el tango era un rito,
vibraba la sala con ritmo nervioso,
porque en ese entonces estaba Juancito
tallando en su orquesta su estilo famoso.
Ya no queda nada y aquello no existe,
ni tus bailarines ni tu varieté.
Te veo muy triste pasar silencioso,
Príncipe Cubano, frente al Chantecler.

Ya que ando por el centro voy a pasar por esmeralda 66, me doy una vueltita por  la asistencia publica, si no recuerdo mal una vez me caí al cruzar la calle  y pegue contra el cordon,, enseguida me llevaron a la guardia, las enfermeras me atendieron rápidamente, Lucian muy bellas con su delantal blanco, que pena  la que me dio la antitetánica era una gordita con cara de postergada.

Ahora en ese lugar hay una placita.

Sigo por esmeralda,,, ando necesitando pilcha para ir a bailar a Villa Malocm  de la calle Córdoba.

Encuentro las vidrieras de la sastrería Vega, ud lo ve lo prueba y se lo lleva, por allí también ¡ casa Muñoz, donde un peso vale dos¡

Sobre avenida de mayo Braudo, y braudito la sastrería de los dos pantaloncitos., bien pensado, lo que mas se gastaba era el pantalón.

¡ Que piolas que éramos,  hasta fumábamos,  fontanares 12 , gavilán, Clifton , Cleveland. No recuerdo cuantas marcas más.

Para terminar la noche una vueltita por el parque Retiro, si tenia suerte invitaba a una mujercita que anduviera sola, y si no había mas remedio, con su amiga al túnel del amor o al tren fantasma,, entre el susto y las vueltas  algún abrazo o manito perdida por  allí.

A la salida la acompañaba hasta la puerta de  su casa, y para verla contenta le convidaba una pastilla renome de menta, o si la quería ver  feliz una Renome de anís. ( eslogan de esa época)

Luego de tanta Garufa,, me cabe la letra de este tango

Del barrio La Mondiola sos el más rana
y te llaman Garufa por lo bacán;
tenés más pretensiones que bataclana
que hubiera hecho suceso con un gotán.
Durante la semana, meta laburo,
y el sábado a la noche sos un doctor:
te encajás las polainas y el cuello duro
y te venís p’al centro de rompedor.

Garufa,
¡pucha que sos divertido!
Garufa,
ya sos un caso perdido;
tu vieja
dice que sos un bandido
porque supo que te vieron
la otra noche
en el Parque Japonés.

Caés a la milonga en cuanto empieza
y sos para las minas el vareador;
sos capaz de bailarte la Marsellesa,
la Marcha a Garibaldi y El Trovador.
Con un café con leche y una ensaimada
rematás esa noche de bacanal
y al volver a tu casa, de madrugada,
decís: «Yo soy un rana fenomenal».

Hasta la próxima amigos.

Eduardo Gimenez

Esta entrada fue publicada en Diversiones Populares y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.