Bandoneones

Bandoneones

Según mi criterio, está en via de integrarse a nuestro Arcón del Recuerdo, uno de los instrumentos más emblemáticos, que por su valor intrínseco, se ha convertido en migrante de su país no de origen porque estoy por nombrar a nuestro legendario y querido «bandoneón» que nació en Alemania.

.

y justo ahí la fábrica principal fué derrumbada por las bombas «aliadas» en la segunda guerra mundial.

.

Pero eso es harina de otro costal, como dice el refrán.

.

El bandoneon que se nos está yendo, aprovechado por los turistas, son los de Di Filippo, Eduardo Arolas, Pedro Maffia, Anibal Troilo, Astor Piazolla, Leopoldo Federico, y podría seguir nombrando tantos artífices del bandoneón argentino, junto con el tango, y así como se derrumbó en cruenta guerra.

.

La fábrica inaugural en Alemania, acá hemos sufrido la crueldad del destino sobre muchos ejecutores que llegamos a amar, como la agonía de Astor Piazolla o la prematura desaparición de Rubén Juarez, hace poco tiempo, entre otras.

.

Los turistas que llegan a Buenos Aires, persiguen a nuestros indefensos bandoneones, a sus herederos, no es lo mismo un bandoneón nuevo que el bandoneón de Pedro Láurenz, y el turista que llega a pagar 3.000 o 4.000 dólares, nunca llegará a saber que lo tiene gratis.

.

Puse Buenos Aires porque es esa la cuna del tango y donde se está consumando la depredación apuntada pero acá en Rawson, capital del Chubut, nació y se prendió al bandoneón un hijo de inmigrantes españoles que llegaron en 1910, para formar parte de la colonización de esta patagonia, que tardó y costó más de lo necesario, alinearla con el resto del país.

.

Se llamaba Eugenio Graña, me honra rescatarlo del anonimato. El eximio músico adquirió el oficio de vendedor ambulante para llevar a todas las incipientes poblaciones de entonces, los establecimentos de campo, los ranchos, donde hubieran jóvenes para un baile, juguetes donde hubiera niños, yerba donde hubiera ancianos, ropa y comida, así sucesivamente.

.

Lo acompañó siempre su hermano menor Antonio, con su alegría y su guitarra.

.

En la foto se lo vera a Eugenio Graña, década del 40/50 requerida su actuación en salones de ciudad,

.

Jorge Gabriel Robert

Esta entrada fue publicada en cultura poemas pesias y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Bandoneones

  1. María de las Mercedes dijo:

    Jorge y Carlos, mi enorme cariño y agradecimiento a ambos. Son muy generosos conmigo.

    Mi querido amigo J. Gabriel, posees talento innato, naciste escritor. El cual fluye con esa espontaneidad y frescura , que enriquece el rasgo de tu pluma. Agradeciéndole a la vida en cada relato, por lo bueno y lo duro. De todo has rescatado algo útil, para enseñarnos a apreciarla.
    Lo que tú llevas por dentro, no se aprende en ninguna escuela, la pureza de tu alma, la honestidad, que no sabe de entregas, el amor profundo por la compañera de toda tu vida, por la familia, por tus hermanos.
    Siempre presentes todos ellos, en cada palabra que dices. Sensible, humano, con gran luz interior, buen humor, un temple apasionado, que le pone condimento. Sabes ser un buen amigo, eres muy querido, y reconocido por todos. Me incluyo.

    Jorge Robert, no faltaré a mi promesa, Tu tienes parte comprometida en ella
    Primero debo recorrer otra distancia, pero pronto, un pájaro de acero cruzando el cielo austral, alcanzará la pista, “llegará ese abrazo”.

    Un Beso Enorme
    Maria de las Mercedes.

  2. carlosvonz dijo:

    Sin saber esto que estas contando y que pone en relieve al calidad humana de M.M, ya por sus escritos nos habiamos dado cuenta de que maravilla de persona habia detras de cada nota.
    Realmente haces muy bien en contarlo, son acciones que hacen que las personas tengan deseos de felicitarla, si bien M.M se encuadra en la » las historias de gente sin Historia» anonimos seres humanos de lujo.
    Gracias Amigos

  3. jorge gabriel dijo:

    María de las Mercedes dice que a veces yo la reto y si así fuera, le pediría perdón de rodillas. A pesar de que no la conozco personalmente, fíjense cuanto me ha ayudado. Cuando escribí en Literasur, sus comentarios me llevaron a la fama. La gente creyó que yo era un escritor. Siguió mis colaboraciones en el Arcón del Recuerdo, e hizo exáctamente lo mismo, siendo que nunca fuí a una escuela.
    Ya en el plano familiar, hace unos meses, mi esposa tuvo que viajar a Bs.As. para curarse de un cancer de mama, María la ubicó en su hotel, la acompañó, le llevó obsequios, regalos, puso toda la ternura de su alma al servicio de la enferma.
    Es una persona encomiable. Quizás no esté de acuerdo en que yo les cuente de su persona pero mi deuda de gratitud me sale, como para gritarla a los cuatro vientos y se que tengo aquí amigos lo suficiente, como para que me comprendan.
    Jorge Gabriel

  4. miguelita dijo:

    Felicitaciones por haber homenajeado a don Eugenio Grana, quien habra hecho hablar al bandoneon

  5. María de las Mercedes dijo:

    Europa, se encuentra convulsionada, como producto de un mundo cambiante. De este lado del océano EL BANDONEON y su adopción por los cultivadores del tango, casi surge naturalmente

    Si bien es cierto que nadie acusa, el haberlo introducido en estas tierras, lo presumible es que vino en los entrepisos de algún barco, acomodado en un baúl o, ejecutado entre los dedos de un alma añorante de terruño. Quien acompañaba con sus sones, la soledad de la travesía, que iba imponiéndole distancia de la tierra que lo vio nacer, de sus afectos y costumbres.
    Y así como nuestro querido amigo Jorge Robert, nos cuenta de las interpretaciones de la marcha nupcial de los hermanos Graña, favoreciendo las uniones de los pobladores del campo. El mismo principio necesario, tuvo para sus creadores el origen y la fabricación de este instrumento, en la lejana Alemania de la que él que nos relata.
    Dado que no era posible trasladar el voluminoso órgano recorriendo distancias para celebrar las ceremonias, dan vida a este instrumento de menor porte, que recorría las pequeñas aldeas de la germana Bavaria.
    Cuyos sones tan particulares, quedaron agenciados a los arrabales y al tango. He ahí donde se afianza la presunción de su arribo a estos lares. Dado que esta tierra, se creó bajo un crisol de razas, con idiomas diferentes, que obstaculizaban muchas veces la comunicación, una forma de lograr ese contacto, con los otros pobladores, era a través de la música.
    Más parece que no vino con manuales el “fueye”, donde los pioneros del tango, fueron recorriendo caminos desconocidos, a falta de técnica y método de enseñanza.
    Decir que fue intuitivo reproducir sus sones, sería respetar la realidad de los hechos. Lo cual favoreció en mucho, a sus ejecutores, dado que cada uno le impuso su estilo particular, nacido de su propia historia, desentrañando recuerdos, homenajeando a otros cuando correspondía. Respondiendo con impensadas posibilidades, a reproducir en cada nota los lánguido sones de nostalgias.

    Mi muy querido Jorge Robert, lindo ejemplo el que nos traes, Los Hnos Grañas, con Eugenio a la cabeza, hombres solidarios de buena fe que supieron llevar la música a través de las distancias de la patagonia, en tiempos nada fáciles. Nuestro reconocimiento a ellos y su labor.

    Sabes que te leo siempre, en todas tus publicaciones, con particular interés y no es necesario decir que tienes todo mi cariño, a pesar de tus retos y reclamos, que sé, solo existen, cuando alguien quiere mucho, sabrás excusar invocando al tiempo ingrato, mi falta o mi corta aparición, en alguna nota.
    Tú eres una fuente inacabable, de conocimiento de la vida, un amante de la naturaleza, interesado en anoticiar de ella, con prolijo cuidado. Nadie como tu, puede tocar tantos disímiles temas, con la propiedad y el caudal de discernimiento, que tú posees acercándolo, en la honestidad de la realidad que lo comprende, bajo el trazo de tu pluma, le agregas poesía a la vida.
    Compartimos ambos, ese amor profundo por las tierras al sur, bajo el cielo Austral, por Elsita y el valor de la familia.

    De mi Buenos Aires entrañable, de ese tiempo evocado, donde el funyi y el firulete se daban cita, como quien pisa con ganas, las baldosas de un bailongo, van las letras de este tango, alusivo al instrumento invocado

    CHE BANDONEON

    El duende de tu son, che, bandoneón,
    Se apiada de dolor de los demás
    Y al estrujar tu fueye dormilón
    se arrima al corazón que sufre más
    Esthercita y Mimí, como Ninón,
    Dejando sus destinos de percal,
    Vistieron al final mortajas de rayón
    Al eco funeral de tu canción

    Bandoneón,
    Hoy es noche de fandango
    Y puedo confesarte la verdad,
    Copa a copa, pena a pena, tango a tango,
    Embalado en la locura
    Del alcohol y la amargura
    Bandoneón
    ¿para que nombrarla tanto?
    ¿No ves que esta de olvido el corazón?
    Y ella vuelve noche a noche como un canto
    En las gotas de tu llanto,
    che bandoneón

    Tu canto es el amor que no se dio
    Y el cielo que soñamos una vez
    Y el fraternal amigo que se hundió
    Cinchando en la tormenta de un querer
    Y esas ganas tremendas de llorar
    Que a veces nos inunda sin razón
    Y el trago del licor que obliga a recordar
    Si el alma esta en orsay, che bandoneón

    Letra, Homero Manzi 1950
    Música Aníbal Troilo

  6. miguel angel retrivi dijo:

    Queridos Amigos: Jorge y Carlos; Hago u esfuerzo, por agregar mi comentario a esta nota de Jorge, ya que la misma nos trae el recuerdo, de los musicos y cantores …¡¡» POPULARES» !….

    Fueron, son y seran estos, los que siempre estaran en el corazón, de su
    querido publico, ya sean estos de la ciudad o de lugares alejados de esta, como en la «Campiña» que nos cita esta nota, si sabremos aquellos que como yo, hemos estado en permanente contacto con estos, «Artistas Populares», que nos alegraron tantas veces, con su musica y su canto, muchos al prestar su desinteresada colaboración y por el solo echo de mostrar su arte, han llegado caminando, hasta el lugar de su actuación y algunos de ellos han sufrido el accidente, de que se les rompa una cuerda de su guitarra e igualmente seguir actuando, ya que a veces no tenian, plata para reponerla y he aqui que me hago una pregunta… Si al Musico Graña, el cual nos habla la nota, se le rompía el Bandoneón, …¿había en ese lugar un «Luthier» que se lo reparara, o tenía que desandar Kilometros para solucionar el problema?…

    …¡ Hermoso Hmenaje Jorge !…En el recuerdo a este Señor bandoneonista, estas honrando a todos los artistas…¡Populares!…

    CHAN,CHAN…Hasta la Proxima queridos amigos si Dios Quiere…

    LITO de BERNAL

  7. jorge gabriel dijo:

    Es cierto Carlos. Yo digo en el anonimato, después de la música de Buenos Aires; pero como vos decis,
    Eugenio Graña si bien no tuvo hijos, su apellido prevalece en Rawson como estandarte en una familia arraigada en ese lugar y los recuerdos, en toda la comarca donde las interpretaciones de los hermanos Graña, hicieron de marcha nupcial en los campos que se estaban poblando y a raiz de esas fiestas se constituyeron muchas parejas y así se fué poblando nuestra patagonia.

    Jorge Gabriel

  8. carlosvonz dijo:

    Bienvenido el Bandoneon al arcon del recuerdo.
    Mas si viene de la mano de Eugenio Graña.
    Seguramente no haya quedado en el anonimato, está en el recuerdo de la gente que pudo deleitarse con sus interpretaciones.

Deja un comentario