Día de la Pachamama

Día de la Pachamama

1º de Agosto

Caña con Ruda:

La tradición prácticamente se ha extendido a todo el país, originalmente en el noreste argentino, especialmente enraizada en el país correntino, donde un trago o más deben tomarse  en un 1º de Agosto de cada año.

La creencia es que el brebaje sirve para «espantar los males del invierno» el calentamiento que procura el alcohol, por otro lado, llevaría a la creencia de que el brebaje contribuiría a evitar estados gripales.

Los más ortodoxos sostienen que el trago -o los siete tragos- de caña con ruda deben beberse en ayunas.

La tradición se remonta, al parecer, a los indios guaraníes, que ya habrían reconocido las capacidades medicinales de la ruda macho. Esta planta se utiliza internamente con éxito contra los parásitos y determinados malestares gastrointestinales; usada exteriormente, aseguran que sirve para calmar el ardor e irritación de picaduras de bichos y alimañas.

Por otro lado, según se sostiene, la ruda es también una planta que no debería faltar en ninguna casa, pues la creencia popular la concibe como un verdadero conjuro contra las malas ondas, la envidia ajena y la mala suerte.

La elección del 1° de agosto tiene, desde luego, un significado especial; es el día en que se honra a la Pachamama, y marca el momento en que el invierno comienza a retroceder en busca de la primavera.

Las virtudes de la caña con ruda trascienden el exorcismo de las enfermedades, para transformarse en un rito de propiciación, y en una vacuna contra el mal de ojo y la mala suerte para todo el año.

Esta entrada fue publicada en cuentos leyendas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Día de la Pachamama

  1. carlosvonz dijo:

    Muy bueno Raul, y gracias por recordar a Atahualpa en el dia de la Pachamama

  2. Raúl Juan José dijo:

    (….)A veces, cuando la Luna vence las brumas errantes, el murallón de cumbres parece animarse, y el pajonal se puebla de músicas extrañas, de voces de vertientes , de voces altas, afinadas de luna, de voces de guijarros despeñados.
    en la meseta, con la cabeza gacha y las orejas hacia atrás, meditando más que durmiendo, los cinco burritos de Eusebio Colque parecen anudarse con el aliento cálido, en un ansiado descanso.
    Blanqueando sobre el campo quebrado, bordeando los barrancos, se estira, angosta y anhelante, la senda que une ese mundo sufrido con la vida inquieta , y mas amable de la Quebrada de Humahuaca.
    Agradeciendo las ofrendas de los hijos del cerro, desde su gruta ignorada, PACHAMAMA, fuerza misteriosa de la vida en la montaña , contempla su dominio de piedra, pastizal y soledad…( Atahualpa Yupanqui)

Los comentarios están cerrados.