Día del Payador.

Día del Payador.

En Argentina y Uruguay se celebra el 23 de julio el día del Payador por haberse realizado en esa fecha del año 1884, en Montevideo, la famosa payada entre Juan Nava Oriental  y Gabino Ezeiza. Argentino nacido en San Telmo, Buenos Aires .

El payador posee una virtud innata por la cual expresa reflexiones casi filosóficas en el breve instante en que su pensamiento se las dicta. Todo es repentino, nada se tiene escrito.

Estas payadas a dúo suelen durar horas, a veces días, y terminan cuando uno de los cantores no responde inmediatamente a la pregunta de su contendiente.

Este género es muy popular en toda la América de habla hispana, especialmente en Uruguay,Argentina, Chile y Brasil.

Se conoce como Payada el dialogo repentista -sin nada previamente escrito-, de dos o más personas. Estas tambíen pueden ser de contrapunto: realizandose preguntas sobre temas diversos entre los contrincantes de los cuales uno resulta ganador.
Varios ritmos son empleados para realizar las payadas: La sextina o sextilla apareada, cuarteta, valsesitos criollos, alejandrino, cifra, estilo, cielito, vidalita, habanera, pero la forma más usada es la décima octosilábica.

Aquí, Santos Vega, fue el mas legendario de todos los payadores.  Hijo de padres andaluces que llegaron de Cádiz en 1770.  Transitó la llanura pampeana improvisando y midiendose con los créditos de cada lugar.

Con el tiempo se convirtió en el prototipo del payador, luego la fantasia literaria le dio a su existencia un tinte mitológico. Se cuenta que perdió su ultima payada con Gualberto Godoy, a quien por ser autor de tal proéza, se indicó   como una personificación de El  Diablo. Hilario

Heroico Paysandu

de Gabino Ezeiza

Heroico Paysandú yo te saludo

hermano de la patria en que nací

tus triunfos y tus glorias ofrecerte

te canto de mi patria como aquí

yo guardo este recuerdo de mi patria

pegado en una brisa tu canción

el hijo del temblor de tu saliente

tu más grande y sublime inspiración

hermanos en las luchas y en las glorias

la mina de quien amo y su candor

con ecos nacionales de la historia

queriendo proclamarme vencedor

Heroico Paysandú yo te saludo

la troya y gloria americana por tener

saludo a este pueblo de valientes

y juro de los bravos treinta y tres.

Heroico Paysandú yo te saludo

hermano de la patria en que nací

tus triunfos y tus glorias ofrecerte

te canto de mi patria como aquí.

Grabado por el duo
Gardel-Razzano 1917

fuente: Wikipedia.

raices argentinas com ar

portada. Florencio Molina Campos

1 comentario en “Día del Payador.

  1. José Hernandez
    Payada entre Martín Fierro y el Moreno

    Martin Fierro:
    Dios hizo al blanco y al negro
    sin declarar los mejores;
    les mandó iguales dolores
    bajo de una mesma cruz;
    mas también hizo la luz
    pa distinguir los colores.
    Ansí ninguno se agravie;
    no se trata de ofender;
    a todo se ha de poner
    el nombre con que se llama,
    y a naides le quita fama
    lo que recibió al nacer.
    Y ansí me gusta un cantor
    que no se turba ni yerra;
    y si en tu saber se encierra
    el de los sabios projundos,
    decíme cuál en el mundo
    es el canto de la tierra.

    (El Moreno)
    Es pobre mi pensamiento,
    es escasa mi razón;
    mas pa dar contestación
    mi inorancia no me arredra;
    también da chispas la piedra
    si la gólpea el eslabón.
    Y le daré una respuesta
    sigún mis pocos alcances;
    forman un canto en la tierra
    el dolor de tanta madre,
    el gemir de los que mueren
    y el llorar de los que nacen.

    (Martin Fierro)
    Moreno, alvierto que trais
    bien dispuesta la garganta;
    sos varón, y no me espanta
    verte hacer esos primores;
    en los pajaros cantores
    sólo el macho es el que canta.
    Y ya que al mundo vinistes
    con el sino de cantar,
    no te vayás a turbar
    no te agrandes ni te achiques:
    es preciso que me espliques
    cuál es el canto del mar.

    (El moreno)
    A los pájaros cantores
    ninguno imitar pretende;
    de un don que de otro depende
    naides se debe alabar,
    pues la urraca apriende a hablar
    pero sólo la hembra apriende.
    Y ayudamé ingenio mio
    para ganar esta apuesta;
    mucho el contestar me cuesta
    pero debo contestar:
    voy a decirle en respuesta
    cuál es el canto del mar.
    Cuando la tormenta brama,
    el mar que todo lo encierra
    canta de un modo que aterra,
    como si el mundo temblara;
    parece que se quejara
    de que lo estreche la tierra.

    José Hernandez

Deja un comentario