El camion de la basura

El camion de la basura

Por : Miguel Angel Retrivi

En Villa Jardín, Lanus,  pasando la curva de la S.A.D.O.P, ,  cerca del  riachuelo,  se encontraba una de las mas grandes quemas y depósitos de basura de la provincia de Buenos Aires

Por aquellos años, creo que vale la pena recordar, que el servicio de recolección, era administrado por cada una de las comunas, inclusive en Capital Federal(Existía una quema, casi frente a esta ,pero de la otra margen del Riachuelo, justo atrás del Autodromo).

.

Eel sistema se trataba, de contratar camiones volcadores privados, donde el propietario del mismo, se hacia cargo también del personal de recolección.

.

Las municipalidades con este sistema, no tenían problema de personal (¡Igual que ahora!)claro que esto no significaba un buen servicio, era la época del clásico «Tacho de Basura» (no había bolsita de residuos) algunos en su mayoría, eran de latas y a veces estaban pintados, con el nombre del propietario y/o la dirección del mismo o de algún color en especial, lo cual lo hacia identificable a la distancia, ya que a veces (¡Siempre CHE!)Los recolectores en el apuro, lo dejaban en cualquier lugar de la cuadra y si no eran estos, éramos, los «Pibes del Barrio” que lo pateábamos, cual pelota para divertirnos, o para hacerle una travesura, al vecino que nos protestaba, por jugar a la pelota frente a su puerta, se lo corríamos a veces hasta la otra cuadra (Esa era toda la maldad eh).

.

Bueno el caso era que el Padre(tenia carnicería) de un chico amigo del barrio, tenia un camión de estos, contratado por la municipalidad de Lanus y con el mismo hacia casi toda la recolección por el barrio, pero un día le falto un peón y yo, ávido de trabajo o ¿Aventura? me ofrecí a ayudarlo, éste trabajo se efectuaba entre cuatro el «Gordo» Ricardo que manejaba, el «Loco” armando y el «Narigón» Roque que levantaban los tachos y se lo revoleaban al flaco” vitamina» Liíto (o sea yo)que iba arriba tratando de agarrar los mismos, vaciarlos y volverlos a arrojar a mis compañeros (He aquí la razón de porque los tachos quedaban en cualquier lugar).

.

Llegado el mediodía, había que ir a descargar la basura a esa quema, donde teníamos que hacer cola, detrás de otros camiones, que esperaban también su turno, era el mes de Enero y como dije, mediodía, no quieran saber los olores, que ahí se respiraban en toda esa zona y yo que era nuevito sufría mas que ninguno los mismos.

.

Luego de un buen rato nos toco el turno de entrar, desde el asfalto ,que bordeaba el riachuelo para adentro, había una pendiente tan pronunciada, que este quedaba unos tres o cuatro metros, mas arriba que el suelo de la quema, mientras esperábamos, mis ojos no podían creer lo que veían en ese lugar, había muchas personas revolviendo todo y algunos embolsando metal(Cobre, aluminio etc,etc)

.

otros, juntaban restos de Comida y/o de verdura, frutas, en fin ,de todo lo que venga bien, para llenar la panza,  note a otros mas alejados que revolvían mas meticulosamente, le dije al «Gordo» ¡Che Ricardo,-aquellos son giles, revuelven y desenvuelven papelitos y después los tiran,-¡

.

Que hacen!.-¡Para flaco!-me dijo.- esos juntan oro o cualquier otra cosa de valor, a veces encuentran dinero en esos papelitos,.-¡Dale,Gordo soy ,gil yo!-No,no sos gil, no conoces el metodo,esos que revuelven y desenvuelven esos papelitos, o paquetitos pequeños, son los que a veces, en muchos ,los chicos envuelven ,jugando con sus amiguitos, al almacenero, u a otra cosa y las Mamas, en su apuro por limpiar, tiran a la basura sin mirar, al escuchar esto, creo que mi mandibula, quedo tan abierta por el asombro, que llego hasta el suelo.

.

Por fin nos toco el turno de descargar, los residuos domiciliarios tenían un lugar, (Donde revolvían esta gente) comenzamos a avanzar y detrás de una gran montaña de basura, apareció una vivienda, yo me seguía asombrando, el «Gordo» me dijo que bajara, mientras descargaba el camión y al bajar yo del mismo, el «Gordo» me dice.- ¡ojo no hables con nadie de esa casa!Baje y observe la casa, en la puerta de la misma, habia una cortina semi corrida,un pequeño arbol a un costado,que me proporciono una fresca sombra,un pequeño palenque, donde un caballito petiso, se encontraba atado al mismo,un nene y una nenita mas chica, jugaban desinteresadamente entre ambos, sin importarles nada de toda esa inmundicia, que los rodeaba,un pequeño cachorrito blanco, (pequeño como una bola de algodon)al cual se lo veia limpio, (asi parecia)al correr los chicos, este los perseguia saltando y ladrando, al lado de los mismos,.-

.

Yo, que tambien pasaba necesidades a esa edad, no alcanzaba a comprender, tanta alegria,-,ya corrian por arriba de los residuos,ya se revolcaban y hasta se manchaban aun mas sus ropitas.-¡Cuanta alegria,¡Dios mio! entre tanta Basura!,esta alegria se vio trastocada, en un siantamen,el cachorrito jugando araño, con sus dientitos a la nenita(no fue una mordedura)quien se puso a llorar y entonces se corrio la cortina y aparecio primero una joven mujer, semi desnuda, atras de la misma, un hombre mayor,(Bah,un Viejo) al cual le faltaban varias piezas dentales y con una risa grotesca(yo observaba desde abajo del arbol)le dijo a la mujer.-¡Matalo,trola,Matalo,ja,ja!.

.

Esas palabras fueron una orden para esta joven, tendría ella unos veintitantos de años, con un grito llamo al cachorrito, que se acerco moviendo las orejas, la colita y todo su cuerpito y le lamió la mano a la mujer, ella lo agarro de sus patitas traseras lo levanto y el pobre cachorro quedo con su cabecita para abajo,.- ¡esta mujer se transformo!-. y comenzó a revolear al cachorrito y golpearlo contra el palenque, mientras la risotada del hombre mayor, retumbaba en toda la quema y los nenitos, que antes jugaban con el cachorro, saltaban y aplaudían a la madre, demás esta decir, que no soporto muchos golpes, aquel cachorro, cuando el cachorro no se quejo mas lo revoleo a la montaña de basura, mientras la risa del sujeto ya era casi ahogada por lo que estaba mirando, ya que era una diversión para el, la mujer se limpio las manos en la blusa abierta que dejaba ver sus senos, reto a los chicos pidiéndole que no la molestaran.

.

-No ven que estoy trabajando-.Se dio vuelta, me vio, me lanzo una mirada despectiva y me dijo .-¡Que miras, pendejo!-.(y la risa se escucho aun mas fuerte que me lastimó, no los oídos, sino el factor humano, había una voz que me decía que tenia que reaccionar,)pero, el «gordo” me había dicho quédate quieto” vitamina» no hables con nadie y así fue, me limite a agachar la cabeza, sin mirar para ningún lado.-la mujer entrando a la casa le dice al sujeto de la risa.-Vos también apúrate, que estoy cansada, pagame y andate y cerro la puerta.

.

El «Gordo» ya venia saliendo con el camión, me subí y me puse a llorar hasta la puerta de mi casa, después de unos días, conversando con el «Gordo»,le decía que no alcazaba a comprender, si la vida paupérrima de esa gente, les endurece el corazón, o si realmente esa mujer había actuado por los nervios, de llevar esa vida miserable, o para proteger de verdad a sus hijos de aquel cahorro. Después de tantos años,

aun hoy no lo se…..Ese fue mi debut y despedida de ese trabajo.

Un abrazo para todos

LITO de BERNAL

Esta entrada fue publicada en Rezagos de una Historia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El camion de la basura

  1. SABRINA UBEDA dijo:

    HOLA LITO, encontré tu nota en la web.
    estoy participando de una investigación sobre basurales, en la UNIVERSIDAD NACIONAL DE LANÚS, justamente me estoy dedicando a recolectar información de aquellos tiempos de la «quema» de LANUS y aledaños.
    tu nota me sirve inmensamente. pero me gustaría poder realizar una entrevista contigo al respecto.
    será posible??. quedo al aguardo de tu respuesta!! saludos cordiales

  2. miguelita dijo:

    Lito, donde anda amigo, hace rato que no nos deleita con sus relatos , que pasa le prohibieron que le diga piropos a una dama.
    Jajaja, es una broma , lo extrañamos.
    Un besito.
    Miguelita

  3. carlosvonz dijo:

    Lito, he leido con atencion tu nota, a pesar de llegar recien de un viaje de muchas horas , puedo entender a que te refieres.
    Los he visto, abren la bolsa, la miran ligeramente y dejan todo tirado.
    Otros, esos que son los que algun dia seguramente saldran adelante, seleccionan, y separan, luego ordenan y se van.
    Mas de una vez me acerque a ellos y le alcance, diaros cartones y ropas que ya no utilizamos.
    No por sentirme mejor, o por caridad, sino porque somos personas y debemos ser respetados,
    Nunca se sabe de que lado del mostrador estamos o estaremos.
    Un abrazo
    Carlos

  4. miguel angel retrivi dijo:

    …¡Hermosa reflexion!…M.de las Mercedes, en cada una de tus palabras, nos enseñas con claridad, esa cruda realidad que yo he vivido y que actualmente, al caminar por distintos lugares, de este «Gran Buenos Aires»,suelo encontrar aún, echos similares..
    Es verdad que la crueldad es lo primero, que nos golpea o que aprendemos en esta vida, al menos en el ámbito, en que casi siempre me he encontrado, hablo de la clase » Pobre» y más abajo aún, claro que este es un » Pecado», que jamás he cometido y es tal cual cuentas en este, tu claro razonamiento, he convivido con esos «Seres», cuyos Padres.
    …¡ Jamás !… le prestaron ni atención ,ni le dieron «AMOR»…Yo vivo y he nacido en un hogar..¡ Humilde !…pero con una Madre que nos llenó de «Amor», de orgullo, de tesón, que nos dió la «Cultura» del trabajo…¡A Diós Gracias!…

    Te aporto este dato, sobre la gente que vive de la «Mendicidad», ya sea por ignorancia o por que los acostumbraron,
    algunos juntan «Cartones» o metales, etc,etc.. Y mientras algunos, pasan observando o merodeando, bolsas rapidamente, cosa de con el minimo esfuerzo, le reporte un mayor beneficio, hay otros que observaras, que seleccionan en esas grandes bolsas y acomodan muy prolijamente, cartones, metales, vidrios, esos son sin lugar dudas, los que que no les importa el sacrificio y los que quieren salir de esa «Imundicia» de vida, que estan viviendo…

    He vivido estas experiencias, tal cual se narra en la nota, aunque al reeditarla Carlitos, haya echo una sintesis de la misma,…Pero…Siempre hay un pero..¿No?.
    Al leer tú comentario, me ha golpeado más duro y clarificado, aquél concepto, de esos pobres seres…

    Gracias M.M…¡Sos una Genia!…

    Te Saluda y Abraza con Cariño.

    LITO de BERNAL

  5. Maria de las Mercedes dijo:

    Lito, ha relatado una cruda realidad, con todo detalle, sin omitir nada. El mundo desde que es mundo, nos muestra su dureza. La mujer de la historia no ha escapado a ello.
    El amor es un aprendizaje y como tal surge de la cultura. El sujeto nace en determinado medio, se comunica y absorbe de su entorno. Como enseñanza primaria está lo que le brinda el hogar, que debe contenerlo en sus primeros años. Luego, el siguiente paso le corresponde a la sociedad en que esta incluido. La escuela, el orden orgánico, su fe religiosa, el estado, etc., Sucesivamente abarcara las etapas de crecimiento y desarrollo hasta alcanzar el estado de adultez del sujeto.
    “La crueldad”, es el resultado de lo que el sujeto ha mamado, en una sociedad que le fue indiferente, que lo excluyó, que no le permitió aprender a tener sentimientos. No pudo ejercitarse amando, en el día a día del mundo de todos, porque no era parte. Vino al mundo no siendo parte. Es un estado de “sobrevivir como se pueda”
    Hay distintas formas de violencia, unas actúan más rápido otras más lentas. “El hambre es violencia», tan grandemente sentida, que puede transformarse, en las causas mas injustas»”
    El primer ordenador en una sociedad es el trabajo. “El trabajo es salud”,(mental y fisica), es “Dignidad” es “formar parte de la sociedad que habita”. No hay cultura sin trabajo real, reconocido y amparado legal e institucionalmente.
    No es lo mismo expresar el deseo de trabajo para todos . Que la realidad que contrasta duramente con ello.
    El trabajo no es una ideación es un recurso genuino, que debe estar originado y materializado genuinamente.
    En este mundo real, hoy ser pobre sería un lujo, en medio de tanta miseria.
    Ser pobre es haber nacido en un hogar humilde, donde los mayores vivían el día a día, con ganas, luchándole a la vida con trabajo, para superarse. Enviando los hijos a la escuela, reuniéndolos alrededor de la mesa donde había una sopera y una hogaza de pan.
    La miserabilidad es otra cosa muy distinta, es estar “excluido”, en el mundo de todos, es “no ser nadie”, es “saberse nadie”. Es ser parte de una multitud de muchos “nadie”, para “negocio de unos pocos”. No hay mesa, ni sopera, no se conoce el trabajo como medio de obtención de lo necesario para subsistencia de la familia. Es vivir de la prebenda.”ser cautivo”, de la política de turno.

    Cariños
    M.M.

Los comentarios están cerrados.