EN LOS TIEMPOS DEL FORD T.

EN LOS TIEMPOS DEL FORD T.

Autor : Jorge Gabriel Robert

Camarones- Chubut


El Ford T modelo 21 zigzagueaba por la actual ruta 1 con destino a Camarones.

.

Por el costado izquierdo, las Islas Blancas bordeadas de espumante blanco sus riberas, muestran las primeras aves migratorias marinas, en una algarabía de gritos, intercambiando picotones a diestra y siniestra con las amas de casa, las gaviotas. Buscan un lugar para su nido y sus pichones.

En la costa, las aves más pequeñas, pájaros de tierra llegados de un largo viaje; el chorlo, la corralera, preparan sus nidos en la parte alta donde el color de sus huevitos se confunde con el fino canto rodado, haciéndose invisible para el hombre y quizás otros predadores que gustan ese manjar. Sin embargo algunos polluelos ya han roto su casita y, confundidos en el incipiente prado verde con flores a la vera del camino, corren por el sendero sinuoso hecho por los carros de entonces. El Ford T modelo 21, detiene su marcha a cada instante, preocupado el conductor, evitando pisar alguno de los inocentes y casi invisibles nuevos habitantes que, una vez en condiciones su plumado cuerpecito, regresarán con sus progenitores a su lugar de origen.


Un sol de primavera va proyectando sombras sobre el mar que parece de aceite por la quietud, mientras se va tiñendo de azul oscuro; las aves de la Isla continúan con sus gritos, activando la pesca en el cardumen de pejerrey que se acerca. En el camino, el Ford T se ha detenido; un hombre de mal aspecto solicita ser transportado hasta el pueblo donde se ven brillar las primeras luces. A juzgar por los atuendos que lleva en su hombro, no hay duda, es un linyera.

.

El chofer, que no va solo, hace subir en la cajita de atrás a su compañera, su esposa que se sienta junto a sus dos hijos, una nena y un varón menor. El inoportuno personaje es invitado a subir junto al chofer, quien una vez en el poblado, se dirige a la comisaría, habla con el comisario para que esa noche hospede por ahí a su improvisado pasajero, ofreciendo a la vez algún dinero para el gasto de comida.

.

Al día siguiente cambia un neumático pinchado, carga en el comercio un cajón de nafta (2 latas de 18 litros), con letras grabadas a fuego que dicen: MADE IN UNITED STATES OF AMERICA, algunos víveres y con su familia vuelve al hogar por el mismo camino, hacia un establecimiento ganadero que fundaron sus padres en puerto Santa Elena.

.

Pero, ¿quién era el atribulado personaje que evitó pisar un pichón de pájaro y que en su coche, lleno de familia permitió subir a un vagabundo tan solo por tratarse de un ser humano? Era tan solo un gaucho. Un gaucho de bombacha, botas y cuchillo en la cintura, pero no hijo de aborigen y español como se solía reconocer al gaucho, sino hijo de inmigrantes franceses que llegaron muy jóvenes a Argentina y se casaron. Él era el primer hijo de seis que completaron la familia. Y además, era mi padre. Yo, el más pequeño que iba en la cajita del Ford T con mamá y hermanita.


El regreso no es igual porque debe cortar campo, o campo traviesa lejos de la ribera, donde pululan los pichones de aquellas pequeñas aves migratorias a que aludimos y que arrastran sus alitas contra el piso en actitud amenazante, enfrentando esa mole ruidosa que para ellas sería el Ford T mod. 21, con su poderoso motor.

.

En la estancia, varios vecinos festejan alborozados la llegada del único vehículo a motor que les ayudará a distribuir rollos de alambre, entre los campos recién poblados y en plena colonización.

.

El cuidado de hacienda lanar en campo abierto significa un esfuerzo sobrehumano y es necesario alambrar. Nuestro gaucho, a quien los vecinos llaman “el maragato” por haber nacido en Carmen de Patagones, les sonríe mientras rodea el fogón y el asado de capón con que lo esperan. Cuenta el viajero que debió destrampar un gato montés que alguien cazó por su piel.

.


El Ford T mod. 21 ya está listo para llevar a la ruta a varios “buscadores de oro”, no de las minas, sino de la ribera del mar, pues suponen que de acuerdo a los vetustos mapas que poseen, hay un tesoro enterrado por piratas perseguidos y es necesario encontrarlo.

.

El gaucho, o el maragato como quisieran llamarlo, o el matemático, cuando cubica el bañadero de todos los vecinos a efectos de aplicar el antisárnico adecuado en el agua, o el filántropo, cuando acepta en la mesa familiar a los buscadores de oro, hombres de baja catadura; muchos, escorias de las cárceles chilenas que fueron librados a combatir en la guerra del pacífico en 1876, siempre prontos a desenvainar la navaja, pero hambrientos y atentos a la hospitalidad bíblica del gaucho en su morada.

.

La dignidad, la hospitalidad y el apoyo moral hacia su coterráneo, fueron valores que el gaucho brindó como aporte a la civilización rápida de esta Patagonia que elegimos para vivir.

.

Jorge Gabriel Robert

Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a EN LOS TIEMPOS DEL FORD T.

  1. carlosvonz dijo:

    Literasur

    Etiquetas: NOTAS LITERARIAS
    Reacciones.

    5 comentarios:
    Maria de las Mercedes dijo…
    Me gusto esta historia real, con tanto sentimiento de su autor, reflejado en cada vocablo.
    En un lugar como nuestra Patagonia, donde aun todo estaba por hacer entonces, grato es poder construir la historia argentina, conducido desde su autentico decir. El Ford T de aquellos años, toda una joya experimental aún. Supo acompañar sin quiebres al baqueano, (mas allá de un, que otro atascadero), entre áridos terrenos y nevadas que no perdonan. J. R, nos transporta en el relato, desde su ávida mirada de viajero privilegiado. Donde la prodiga naturaleza, se brinda a cada ganancia de giro de las gomas del rodado. Al tiempo que describe el escenario, van saltando a escena los actores con su peculiaridad doméstica. En una suerte de detalle donde, ajustados a la realidad de las acciones, no exime por ello, la cuota necesaria, que imprime sus emociones personales, a la representación narrada. Claro, con las palabras necesarias nos dio una vez más su generoso aporte.

    Jorge Robert es un autor muy especial, sea cual fuere el trabajo literario de su autoria escogido por el lector, este ha de apreciar sin duda, que resalta valores muy importantes, formativos, que enaltecen al ser humano. Impresos en las páginas quedan: El reconocimiento agradecido a sus progenitores, respeto y amor a la familia, el hacer del buen vecino, el esfuerzo del trabajo, la solidaridad demostrada, la honestidad que no espera premio. A afrontar la mala, porque Dios enviara luego una buena. Nos reconforta ver en él, Al hijo, en homenaje permanente hacia su padre, en tanto referente, en la necesidad del relato. De su padre, vino todo lo primero y necesario, para ser un hombre bueno en la vida. El supo atesorarlo, marco su punto cardinal. Lo unió al apego a su pago, la importancia real, de aprecio por la naturaleza. Quien generosa pero finita, le dice que le esta permitido, tomar al hombre para su subsistencia y que debe resistir. Y lo refleja en sus escritos como enseñanza para otros.
    Con el cariño respetuoso del alumno, hacia el maestro, de quien tanto aprendo en cada entrega suya en Literasur.

    M.M.
    10 de octubre de 2009 13:59
    Olga dijo…
    Muy bueno tu relato, Rico! Tus historias que me recuerdan tanto a las que siempre me ha contado mi padre…
    Mis cariños y hasta pronto!
    Olga
    12 de octubre de 2009 10:46
    jorge robert dijo…
    María de las Mercedes: Encontré una amiga en Tandil a través de este sistema comunicacional. Se llama María de las Mercedes, igual que vos. Tiene 3 años. Cuando cumple, le envío una muñequita; tengo sus fotos, es de lo más hermosa que te puedas imaginar. ¿Porque te cuento esto? Tenía que decirte «gracias» por tus conceptos hacia mi en varios comentarios. y esa palabrita encomillada es tan cortita, que se yo, quien la inventó? Bueno, ya esta. Un beso. Jorge.
    Olguita: Cuando envío algún relato a Literasur de cosas que pasaron en mi larga vida,y no veo tu comentario, rasco mi coronilla de abultado pelo blanco mientras repaso lo enviado. Luego atribuyo todo a tus quehaceres domésticos y me quedo tranquilo.
    Un beso: rico.
    13 de octubre de 2009 13:04
    Jorge Vives dijo…
    Tocayo y amigo: estaba esperando ver nuevamente en el blog alguna colaboración tuya; su lectura me ocasiona siempre gran placer, por varios motivos. Uno de ellos es el que menciona María de las Mercedes; un aspecto que también encuentro en los relatos de Olga y su padre: el amor y respeto a la familia y a los antepasados, el cariño por la tierra que se siente propia por el esfuerzo que implica laborarla, la valorización del trabajo como actividad esencial del ser humano, la solidaridad y la honestidad que se ejercen sin esperar premio y sin temer castigo porque forman parte de la personalidad y no por una imposición (o una impostura) social. Además tus relatos recrean muy bien ese ambiente tan especial que debió haber sido la patagonia de principios del siglo XX; un ambiente donde había mucho espacio para la esperanza y también, todavía, para el misterio.
    13 de octubre de 2009 14:09
    Maria de las Mercedes dijo…
    ¡Como resistir a tanta ternura!Que corazon enorme!Yo debo decirte Gracias mil! Mi Cariño Enorme y mi Beso mas Grande para! «Ti»

    M.M.
    14 de octubre de 2009 12:22

Los comentarios están cerrados.