ESTANISLAO DEL CAMPO

delcampo

ESTANISLAO DEL CAMPO (1834 — 1880)

Con el pseudónimo de Anastasio el Pollo, entró Estanislao del Campo en el mundo de las letras. Su poema gaucho-burlesco Fausto alcanzó casi de inmediato una enorme popularidad, popularidad que ha persistido y aumentado si cabe hasta nuestros días.

.

Su aparición fue entusiasmarte saludada por la crítica, y lo que nunca había ocurrido antes en nuestro medio, suscitó una larga polémica entre dos jóvenes talentos que habían de afirmarse más tarde, Pedro Goyena y Eduardo Wilde. La polémica interesante y animadísima derivó hacia conceptos generales de la poesía, pero contribuyó indudablemente a tener a Del Campo y su libro sobre el tapete de la actualidad. Escribió también otras muchas composiciones de diferentes estilos, sin embargo es en la cuerda gauchesca donde da las mejores notas. De humor festivo, tiene una pluma llena de colorido para verter su fácil filosofía campera y fresca imaginación.

.

Es curioso advertir que, no obstante el género escogido, era más bien un hombre de ciudad. Nació en la capital el 7 de febrero de 1834, hijo de padre porteño, don Estanislao del Campo, y madre tucumana, doña Gregoria Luna. Se educó aquí mismo en la Academia Porteña Federal empleándose luego como dependiente de tienda según era costumbre entre los jóvenes de buena familia de esos tiempos. Muy porteño lo vemos en 1852 tomar parte en la defensa de la ciudad cuando el general Lagos le puso sitio. Concluido éste entró a prestar servicio en la aduana. Más tarde fue secretario de la cámara de diputados cuando ya militaba abiertamente en las filas alsinistas, alternando la carrera administrativa con las más animadas acciones de Cepeda y pavón donde se batió con entusiasmo.

.

Llegó así a capitán en 1861. En 1874 es ascendido a teniente coronel saliendo a campaña con motivo de la revolución de ese año. Luego tuvo una corta actuación como diputado nacional y terminando su mandato fue nombrado oficial mayor del Ministerio de Gobierno de la Provincia. Se desempeña en todos estos cargos con escrupulosidad y competencia y toma asimismo parte activa en las luchas políticas, pero sin abandonar la poesía que es sin duda su vocación más íntima.

Murió joven aún el 6 de noviembre de 1880 y los mejores poetas de la época, José Hernández y Guido y Spano, pronunciaron conmovedoras oraciones en su tumba. Mereció también fuera del aplauso popular y de la crítica del país, grandes elogios de un crítico español tan severo como Menéndez y Pelayo.

.

FAUSTO:

(Impresiones del gaucho Anastasio El Pollo)

Fragmento

el pollo

En un overo rosao,

Flete nuevo y parejito,

Caía al bajo, al trotecito,

Y lindamente sentao,

Un paisano del Bragao,

De apelativo Laguna:

Mozo jinetazo ¡ahijuna!,

Como creo que no hay otro,

Capaz de llevar un potro

A sofrenarlo en la luna.

¡Ah criollo! si parecía

Pegao en el animal,

Que aunque era medio bagual,

A la rienda obedecía

De suerte, que se creería

Ser no sólo arrocinao,

Sino tamién del recao

De alguna moza pueblera.

¡Ah Cristo! ¡quién lo tuviera!…

¡Lindo el overo rosao!

Como que era escarciador,

Vivaracho y coscojero,

Le iba sonando al overo

La plata que era un primor;

Pues eran plata el fiador,

Pretal, espuelas, virolas

Y en las cabezadas solas

Traiba el hombre un Potosí:

¡Qué!… Si traía, para mí,

Hasta de plata las bolas.

Fuente: emerides culturales argentinas

1 comentario en “ESTANISLAO DEL CAMPO

  1. En un momento donde la historia del país, aún se estaba construyendo, esta Buenos Aires nuestra, con su estilo tan particular, generadora de tantas ricas historias, cotidianas y “notables”, dio para todos los gustos diría el paisano.
    Y esta es una de ésas, porque es parte de una época muy especial, para las literatura argentinas y los personajes que la constituyeron. Este mundo de las letras y las artes pululando entre las calles porteñas, era participativo, gozaba de encanto, humor, romanticismo, desafío, controversias, que lo hacían excitante e imperdible.
    Estanislao del Campo, personaje fascinante por su creatividad, reconocido como un sujeto bien porteño, a quien la ciudad de Bs As, le corría por las venas, fue creador de un estilo literario, ingenioso, mezcla de realidad y fantasía metafórica.. Hombre de buen carácter, conocedor de cafetines, y barracas. Aunque de cuidada educación, tuvo corta existencia pero eso no le resto riqueza de espíritu, disposición para la tarea, que desplegó en diversos ámbitos.
    Es realmente casi tragicómico los sucesos, que lo llevan al autor a dar vida a su obra Fausto. Cuentan que los hechos se desarrollaron así: En ocasión de asistir al Teatro Colón a presenciar la Opera Safo de Giovanni Pacini, en algún momento mientras se llevaban a cabo las escenas sobre el escenario, Estanislao, investido de su alias “Anastasio el Pollo”, se siente parte de las circunstancias de la historia, a tal punto que su mente comienza a elaborar, la fantasía de la necesidad imperiosa de salvar a la primera figura femenina, que estaba a punto de arrojarse a las aguas del mar para cumplir el destino que le marcaba el libreto.
    El oportuno Fin de Acto y bajada del telón, impiden que el frustrado “héroe”, logre su propósito de llevar a cabo el salto, desde el palco, sobre el escenario. Esta fantasía de la realidad, que brillantemente el autor logra, al separarse de quién es en realidad, y actuar en su mente, en función del personaje que el se ha creado, (literariamente seudónimo con el que firma) para salvar a la dama en peligro, va a constituir -según los entendidos de la época-. el nudo de la historia para desarrollar su obra.
    Al redactar los versos de «Fausto»,Inspirado en los versos de Hilario Ascasubi, a quien admiraba, hace uso del “idioma” del gauchaje, como expresión verbal que conduce su pluma. Cabe destacar que este idioma o poesía gauchesca, no surge del gauchaje, en su mayoría iletrado, sino de hombres muy cultos de ciudad.

    Autor, más reconocido que criticado por sus pares, le dio su impronta inteligente, sagas y visionaria al género fantástico gauchesco. “Para que exista arte debe haber magia”.

Deja un comentario