Fotos de Familia.

Fotos de Familia.

Por : Isabel Ines.

Días pasados  recibí una fotografía enviada por   la señora Isabel,  lectora del Arcon del Recuerdo.   En el texto de su nota  adjunta, me acerca  la siguiente Información.

En esta foto  están:  en primer plano mi Madre y mi Padre junto al salvavidas de la playa. Mas atrás estoy yo, (Lita)  ¿ se me ve feliz, no?  Como para no estarlo, conocimos  el mar, la arena, y el salobre del agua. Cuanto debieron trabajar y  ahorrar papa y mamá para darnos ese gusto.

*

——–Pero,  siempre hay un pero, como dice el  querido amigo Miguel Ángel, ese pero es el siguiente: en esta página detrás de cada foto hay una historia de vida.

Que es la fotografía sino un momento estanco de la vida, o del lugar,  y que hacemos nosotros, tratar de darle continuidad a esta imagen, pero, para darle continuidad  necesito mas datos  por parte de la lectora.

Aquí me llegan:

Fuimos  a Mar del Plata   en el verano del 55. La primera vez que salíamos de vacaciones. Viajamos de noche me acuerdo que lo hicimos en   la empresa Micromar,  desde Constitución, allí estaba la terminal.

En ése viaje yo iba sentada en el primer asiento, (tengo como un fotodel momento), iba despierta, y vi a lo lejos  (iluminados por los focos del micro, cruzar primero un caballo y el micro avanzaba, luego el segundo caballo y el micro seguía avanzando hasta que cruzó el tercero y allí sí el micro lo golpea, pobrecito, quedó parado, duro, junto al micro.

Nos deteníamos a mitad de la ruta para tomar algo, que siempre era café con leche con media lunas.

Yo tenía 11 años.   Lo que puedo acordarme, es que el mar me impactó, también me cansaba muchísimo, porque jugaba con la olas, nos tirábamos sobre ellas y dejábamos que nos arrastre hacia la playa.

Estábamos alojados en el hotel de la bancaria, en la  calle Mitre (aprox. 6 cuadras de la Bristol) me gustaba  estar en el hotel porque nos habíamos hecho de muchos amiguitos, el clima era muy cálido entre los turistas (colegas de mi padre).

En el salón de juegos compartía con los de mi edad, distintas actividades recreativas.  Había un metegol donde aprendí a ser la imbatible.

Cuando volvíamos de la playa todos pegajosos por el agua salada y con arena, nos bañábamos en el hotel,  nos poníamos paquetones y bajábamos al salón de juegos.  Jugaba mucho al metegol con mi hermano y otros niños, pero debo confesar que, le hacíamos trampita al bufetero que nos vendía la ficha. Poníamos bollos  de papel en los arcos, así no perdíamos las pelotitas y jugábamos horas. Como para no estar entrenados.

——- Que maravilla, esto es como un entrenamiento  de la memoria.

Habia un señor mayor al  que le gustaba que yo toque el  piano., si en mi niñez aprendí a tocar el piano, era casi un clásico en las familias.

Al no tener auto, era  todo muy rutinario, del hotel partiamos  a la playa y de la playa al hotel, y cuando después de  almorzar me quería quedar a dormir la siesta mi papá no me dejaba, había que ir a la playa, sí ó sí,  según me decía yo así crecería mas fuerte.

Me gustaba detenerme en la rambla  cuando íbamos al  mar,  mirar las vidrieras, para mí era todo muy sorprendente, la ropa distinta, los collares y adornos de las mujeres.Me encantaba ver vidrieras.  El camino era siempre el mismo, por la misma calle.

¿Que siento al ver esta foto? : que todo pasó muy rápido, me estoy acordando a medida que estoy escribiendo. Como mi mamá  preparaba con mucha alegría,  toda la ropita para los días que íbamos a estar de vacaciones.  Eso sí, veníamos muy quemaditos por el sol.

——— ¡ Vieron   .¡ , como aparecieron  los recuerdos,  así es siempre, solo hay que detenerse unos minutos, observar la imagen, y lentamente iremos desarrollando la historia que hay tras la fotografía.

Yo  pienso que  muchas cosas más pudieron ocurrir ese verano del 55. Reflexiono con unos datos que me facilita Isabel. Su mamá Antonia tenía 38 años, su papá Jorge 43,  cuantos años debían  pasar para poder ir al mar. Otros tiempos.

Observo la profesionalidad del fotógrafo Alfonso, no fue solo un clic, previamente ubicó al matrimonio uno a cada lado del salvavidas, dio indicaciones de cómo colocar las piernas, los brazos,  y como ella debía mirar al frente y  el esposo mirarla a ella.

Detrás Lita, con su sonrisa picara y cómplice, espectadora imprescindible que se convierte hoy en el eslabón de ese momento con el tiempo actual.

Seguramente que la autora de esta nota volvió a  Mar del Plata, pero no ya con 11 años. Ahora la imagino  en  un primer plano, junto a su esposo, y sus   hijos en una foto familiar apenas 56 años después, pero siempre con la misma sonrisa.


Esta entrada fue publicada en Vacaciones Paseos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Fotos de Familia.

  1. eduardo dijo:

    Que ilusion la de tantos de nosotros , poder pasar las vacaciones en Mardel, mis padres , cuando mejoraron las cosas preferian la sierra , hasta que un dia me plante y a Mardel me fui.
    Muy lindo señora Isabel, la felicito por su recuerdo
    Eduardo

  2. carlosvonz dijo:

    Lito,, ya está agregada en la misma nota,, la trampita de Isabel.

  3. miguel angel retrivi dijo:

    ..¿ La Trampita del metegol ?…Dijiste Carlos…No se le habrá ocurrido..¿ Meter un cartoncito en los arcos …No?…
    O quizás …¿ colocar un palito de helado ?…. sobre la manija sobre para que la misma quede abierta y así pasaran de largo las pelotitas, con lo cual se prolongaría el juego…¿ No?…

    …¡¡ Cuidadito Isabel !!…O… Lita casi…casi «Tocaya» mía. porque esas cosas no debe, de hacerlas una niña como vos…¡¡ …

    Ahhh aquellas travesuras tan inocentes, las cuales nos parecían una barbaridad, hoy directamente te los rompen…¡!!…

    Hasta las próximas fichas..( Sin cartoncito )..

    LITO de BERNAL

  4. carlosvonz dijo:

    Lito, creo que la otra era EL condor,, no habia mucho para elegir.
    Atalaya sigue siendo la parada obligatoria para los que van en auto.
    Hoy los micros casi no paran,, salvo algunas empresas que vienen de otros destinos, o micros carreta,, » Parando en todassssssssss»
    No hay viaje mas lindo que en el tren.

    Ahhh.,, te cuento, ahora la señora Isabel me contó como hacia trampas para prolongar el juego del metegol,,, fijate vos la niña

  5. miguel angel retrivi dijo:

    …¿ Saben qué Isabel y Carlos ?…También yo viajé por primera vez a Mar del Plata, siendo un adolescente, que como era «Finito y largo», daba la impresión de ser mayor, además de viajar con otros amigos que si lo eran…El tema es que al leer la empresa de micro, me vino a la memoria aquél primer viaje en…¡¡ La Micromar !!…
    ..¿ Había otra empresa más importante ?…Que nos llevara hasta la «Ciudad Feliz»…Creo que ninguna era como esta, recuerdo salía de un pequeño «Garage», que estaba en la calle Caseros, entre Montes de Oca y Hornos, el color amarillo de los micros, resaltaba por la ruta…ya que eran los que más se veían…

    Y voy a rescatar de aquellos viajes, las paradas que realizaban la mayoría de las empresas, la primera era la tradicional » ATALAYA», donde al bajar el aroma a medialunas y café con leche, te impregnaba las narices, luego había otra allá por Maipú o tal vez un poco antes…Pero…En cambio ahora he sabido que estos recorridos, se hacen en su mayoría sin parar en ningún lado…

    En mi reciente viaje a Capìlla del Monte, he tenido que viajar en micro, pagar un pasaje casi tan caro, como si hubiese ido en avión y sin tener siquiera agua fría para tomar y además sin escala, al llegar a Carlos Paz, para bajar pasajeros tuve que pedirle permiso al chofer, para poder comprar una bebida…

    Hasta el proximo viaje…pero…¡¡ EN TREN !!…

    LITO de BERNAL.

    P/D: El pasaje en tren de ida y vuelta en camarote, con desayuno incluido y para dos personas mayores, sale más barato que dos pasajes, de ida solamente en micro….¡¡ Que vuelvan los trenes !!…

Los comentarios están cerrados.