Había una vez….. un salón de baile.

Había   una vez….. un salón de baile.

salon 1

Había una vez, como en  un cuento,   un salón de baile en el pueblo de San Mauricio Pcia. De  Bs.as. Armar este relato es como  ir armando las piezas de un rompecabezas.  Y  confieso que este,  es muy complicado.  Principalmente  lograr localizar a  informantes que  conocieran  o  hubieran conocido los inicios de este salón. , Otros, unos pocos,  hicieron silencio.

Armé este relato   tomando un poco de lo que aportaron   seis  amables vecinos.

Sería más sencillo  comenzar por el final , y así desandar la historia, tirando del extremo del hilo hasta   encontrar  su  comienzo. Me resisto a esta opción,  igualmente no llegaría a los inicios del  salón de bailes. Ya que San Mauricio se fundó un 22 de septiembre de 1884.

 

San Maurico:

Este poblado es el más antiguo del partido del  Municipio de Rivadavia, en el noroeste bonaerense.

El pionero Mauricio Duva soñó instalar aquí una gran ciudad: forestó, trazó las calles principales, la plaza, y construyó una hermosa casa con dos balcones en el frente, propia de las urbes más importantes de la época.

VIAJE A AMERICA 2008 234

VIAJE A AMERICA 2008 190

A los pocos años ya había, alrededor de la plaza, unas 20 casas, una iglesia -erigida en 1892- y el primer destacamento policial de la zona.

A diferencia de la mayoría de los pueblos de aquella época, San Mauricio llegó antes que el tren. Si bien consiguió tener una estación con su nombre, cuando en 1904 arribó el Ferro Carril Oeste, nunca pudo imponer sus pretensiones de transformarse en la cabecera del partido, tal como quería Duva.  Llego a tener 2000  habitantes.

Se  conoce  de la  existencia de muchos comercios con todo lo necesario para cubrir las necesidades de la población, y del campo.

Me resisto a comenzar por el final,  entonces  arranco la historia a modo de cuento  imaginando cual fue su comienzo.

“Había una vez” 

Como en todo pueblo o ciudad, existe  la necesidad  de  crear un lugar para el  encuentro social  y otras actividades.

Mauricio, hombre  visionario y adelantado intuyó  la necesidad de  fundar  un lugar para el encuentro, esto hizo  que  aportara los medios economicos   para la construcción de  un lugar en el cual se pudiera  compartir charlas, reuniones sociales, y culturales, también tratar allí todos los temas referentes a intereses comunes de la gente que habitaba el pueblo y los campos vecinos.

Eran otros  tiempos, los malones ya no preocupaban, solo quedo a quinientos metros el recuerdo de la zanja de Alsina que controlaba escasamente los ataques de los habitantes originarios de la zona.

El sitio elegido para el salón social fue en una esquina frente a la plaza, a pocos metros de los principales comercios.

Su nombre, imaginemos que  pudo ser  “Centro social, cultural y deportivo  San Mauricio”

Los  sábados  a  la tarde comenzaban a llegar al  centro social vecinos del pueblo, de las estancias  cercanas. Algunos lo hacían en carruajes lujosos, sin que fuera necesario recurrir a ellos,  ya que vivian en el mismo sitio,  encontrandose la casa más distante  a menos de 400 metros del salón. La real necesidad era mostrarse elegantemente vestidos y en sus carruajes modernos, obviando así la posibilidad de ensuciarse con la tierra del camino.

Otros  los menos iban caminado,  muchos a caballo, que ataban a un palenque, el cual  estaba ubicado no precisamente al frente, por motivos de pulcritud ante la presencia de caballos. Luego llegaría el tiempo de los vehículos traccionados con motor a explosión, alineados en el frente del centro social en una sutil competencia de modelos y marcas.

Las casas más importantes, comercios principales, el centro de reunión y la plaza  estaban alumbrados por faroles a gas de de carburo lo cual daba mucha vida al pueblo.

Pasan los años y comienza la involución  por los siguientes motivos:

El primer golpe fue la muerte del Hermano de Mauricio Duva. Luego la crisis económica de 1929/1930.

A pesar de todo esto, Don Mauricio siguió su lucha. En 1931, Duva falleció en Buenos Aires a raíz de un accidente.

En 1932, el volcán “el descabezado” de Chile cubrió el territorio con su ceniza produciéndose pérdidas de sembrados y la muerte de la hacienda.

Estos hechos me llevan a presuponer que ese “Centro social, cultural y deportivo  San Mauricio” cambia sustancialmente su funcionamiento futuro.

Se habla de una sociedad de fomento, un salón deportivo y de fiestas que llevaría el nombre de Sporting Club de San Mauricio. Un nombre que a mi juicio no era muy autóctono

Como suele ocurrir su funcionamiento comenzó con tropiezos de convivencia de sus integrantes, tanto para la administración y manejo del lugar. Tan real como que una comisión hacia los bailes allí, y la otra los hacía en los galpones de la estación ferroviaria.

Una competencia de poder o atracción que finalmente tras fumar la “pipa de la paz” considerando los intereses propios y luego los demás se unen ambas comisiones decidiendo por votación quien sería el encargado, o presidente del “Sporting Club de San Mauricio.”

Aquí enlazamos la historia con el destino final de salón de Bailes.

Un nativo del pueblo, más conocido y así llamado  “El pobre Gómez” compra el local a los herederos de Duva, quienes se van del pueblo definitivamente.

Comienza su desarrollo funcionando como salón de bailes y comidas

Primero, guitarristas locales, payadores, música folclórica, y conjuntos musicales de otros pueblos con gran variedad de temas.

Luego llegaría el máximo exponente  del tango en Rivadavia, el maestro Lito Rodríguez.

A partir de su presentación la atracción por  escuchar  y bailar con la música del intérprete fue creciendo llegando a desbordar la capacidad del salón.

Hubo otros conjuntos musicales  llegados  desde Trenque Lauquen, Gral. Villegas y otros pueblos y ciudades cercanas. Pero nunca lograron cautivar tanto como lo hacía Lito y sus músicos.

Tan superador fue este conjunto musical que obligó a las autoridades del club a contratar un servicio de comidas que llegaba desde Gral. Villegas.

La encargada del manejo y programación de actividades del salón fue una activa vecina y residente en el pueblo,  Doña Jerónima  junto al  «pobre Gómez» 

Cada anuncio de una presentación movía gente desde Carlos Tejedor Gral. Pico, Tres Algarrobos, Colonia Seré, América, y todas las poblaciones del Partido de Rivadavia.

(*) Citas sobre el tema:

Obra Teatral.

Detrás de escena, detrás de las telas negras, el movimiento no para… una especie de magia ya había empezado a desplegarse en San Mauricio, consumada por un público respetuoso, atento y emocionado. En la escena del baile, la salida de los actores  despertó desde un primer momento la congoja del público: ¡cuántos de aquellos que estaban mirando habrán sido protagonistas de estos bailes!, ¡Cuántos de ellos habrán conseguido pareja allí! Los flashes comenzaban a relampaguear porque el sol había empezado a bajar. Se acercaba la noche mientras las parejas bailaban y se realizaba la elección de la reina, que por acomodo, se sabía de antemano su triunfo. Un borracho hacía alboroto en el medio de la pista y la escena va llegando a su fin…

(*) Clarisa Fernández*

 

(**) La Música y la Iluminación:

La música era variada,  mucho paso dobles, orquestas en vivo, no recuerdo cuales, si tradicionalmente Llito Rodríguez,

El  25 de enero 1925 se le puso el nombre de Sporting Club San Mauricio anteriormente era «El Club de los Duba»

Yo siendo muy chico, vivía en el campo, y recuerdo, en los bailes, se hacia un  impasse  y entraba un grupo de personas todos vestidos de gauchos a bailar folklore, no sé de donde serian, y lo que me quedo grabado, eran los faroles a gas colgados del techo, y algún paisano se paraba para bombearlo y daba una luz bárbara, y cuando salías encontrabas autos, alguna moto, sulkis y caballos atados.

Mucho no recuerdo, pero si el baile de reyes, el  baile de la primavera y alguna fiesta de la escuela.

También el  ultimo día ese 5 de enero de 1986,   porque  el 6 a la noche se realizaría  el tradicional baile de reyes siempre con la orquesta del maestro Lito Rodríguez de América,

(**) Ángel  Villar.

 

(***)  El paisano enamorado:

Isidro, había nacido en Sundblad, a más de  30 kilómetros de  San Mauricio, era  asiduo concurrente a los bailes.

Todos los sábados ni bien caía  la tarde, se ponía  las mejores pilchas, la famosa bombacha bataraza, botas lustradas, chaleco, pañuelo al cuello y sombrero típico del  gaucho pampeano. Infaltable el poncho y el facón, si bien no se permitía ingresar con él al baile.

Enamoradizo,  como no hubo otro. Allí conoció a Inés. Ella también iba los  sábados al baile, pero  siempre acompañada de su madre y Hermano.

Isidro la encara por primera vez para invitarla a bailar, pero no lo logra, debía atravesar el tamiz, primero de la madre y luego del hermano de Inés. Al tercer intento le abren la tranquera y a partir de allí, Isidro se obsesiona con la prenda.

No había sábado que  ambos no dieran el  presente.

Pero ocurre que de la noche a la mañana, Inés  dejo de ir a los bailes.  Incontenible Isidro,  se va hasta Cerrito, paraje muy pequeño. No le fue difícil localizar a su amada, mas no fue menor su sorpresa al verla y  enterarse que la mujer, no estaba sola, la acompañaban sus tres hijos, cuatro hermanos, los padres y los habitantes de la chacra, pegada a las vías.

Menos un  había marido, Inés tenia de todo.

Aquí  terminó la pasión del  gaucho enamoradizo.

(***)  Mario Lencina.

 

(****) Mi  niñez en San Mauricio

“como no conocer ese salón, a las edad de 6 años, en 1942, Mis padres se radicaron en el pueblo. Vi como crecía el salón, casi diría que ambos íbamos creciendo. A la edad de 15 me permitían ir a mirar el baile, desde mi silla frente a la mesa. Siempre acompañada de mis padres . Ya mayor  comencé a bailar allí durante el  tiempo que   duró  el salón. Luego viviendo en América, no había sábado que no me hacia esos 20 km para concurrir a alguna fiesta o poder ver al conjunto de Lito Rodríguez y bailar tangos y milongas.”

(****)  Sra. Ema.

 

(*****)  El ultimo Día del Salón de Baile.

Durante  los  primeros días de enero de  1986, se estuvieron haciendo los preparativos para el baile de Reyes. Aprovecharían para festejar también con un acto de recordación y homenaje al fundador del Pueblo.

Estrella invitada, como era habitual  el maestro Lito Rodríguez.

Jeronima había dado la última trapeada con gas oíl al piso  de pinotea.

Las mesas estaban preparadas con  sus manteles y vajillas correspondientes

Las heladeras, dos a  kerosene  funcionando desde muy temprano.

Habían agregado mesas de casas vecinas  ya que la  capacidad estaría más que colmada.

Era la hora de la siesta y  Jeronima decide recostarse un  par de horas, la tarea que le esperaba sería muy agotadora.

Antes de dejar el salón, le pide a don Ramón  Suarez, que se dé una vuelta para ver que todo estuviera en orden,  principalmente tenía mucha preocupación  por una de las heladeras  que estaba funcionando mal.

Ramón,  abrió la puerta, miro muy por encima, y como era temprano se cruzo hasta el almacén y bar de María de las Mercedes. Allí se encontró con unos amigos, y comenzaron a tomar y jugar a las cartas. El que perdía la partida pagaría las copas dentro del bar y luego en el baile.

Los pocos vecinos que había estaban en el bar, en la calle nadie, era una siesta de mucho calor,

Cuando  divisaron el humo y escucharon los ruidos de madera crujiendo, ya era tarde, la heladera se prendio fuego, tomo las maderas del piso recién aceitadas y se extendió rápidamente por toda la casa y lote vecino.  Cuando llego ayuda ya era muy tarde, solo se pudo echar agua a lo poco que quedaba en pie y apagar los pastizales.

(*****)  Jerónima   Fernández.

Han pasado casi 30 años de este hecho,  hoy vemos el lote de la esquina, algo de la vivienda contigua como lo muestra nuestra foto de portada y la siguiente.

salon de baile 2

Solo falta que el silencio actual se interrumpa con la música que desearíamos  salga de entre los escombros. , Recordada y brillantemente  interpretada.” de  La Cumparsita” por Lito Rodríguez.

Los nombres de algunos personajes de este relato y algunos  hechos fueron cambiados resguardando dentro de lo posible  la privacidad de los actores reales.

Las fechas no se han podido precisar.

Esta entrada fue publicada en Pueblos y Ciudades y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Había una vez….. un salón de baile.

  1. carlosvonz dijo:

    Buen dia Luis, ya poco queda, pero es bueno visitarlo periodicamente, una forma de darle vida al pueblo
    Ademas es un lugar trasmite mucha paz .
    Gracias por tu comentario

  2. Luis dijo:

    Que lindas historias!

    Me acuerdo hace muchos años haber ido a San Mauricio cuando todavía estaba en pie el destacamento frente a la estación y lo que era el almacen de ramos generales en una esquina.
    Volví muchos años después en el 93 y ya no quedaba nada.

  3. carlosvonz dijo:

    gracias Dora, por interesarte por estos temas. Mi intenciön es que continuen vigentes aun cuando ya no existen, una forma de homenaje a otros tiempos

  4. Dora Coló dijo:

    Emocionante y atrapador…. descubri este relato y esta pagina por absoluta casualidad. Me traslado a la epoca y activo mi imaginacion. Gracias y exitos

  5. carlosvonz dijo:

    Asi fue, realmente un gran esfuerzo, toda la gente conoció este salon, pero de alli a poder reunir la informacion costó mucho. a pesar de la buena voluntad de la querida gente de AMerica y San Mauricio. como ya comenté esto lo armé un poco con datos reales y otro poco con imaginacion, espero que nadie se sienta molesto, mi intencion es recordar y homenajear

  6. maria del carmen hernández dijo:

    Gracias Carlos, por esa preocupación por mostrar algo del pasado, que de no ser por investigadores como vos, no se sabrían. Sé del esfuerzo que te a costado hacer este relevamiento, por eso, te felicito!!! Un cariño, María del Carmen

  7. Juan Carlos Guardia dijo:

    Me han hecho lagrimear,Antonio Carrizo,Lito Rodriguez y los recuerdos,los bailes de las Romerías Españolas en el Prado de CUENCA,el armado del sonido por el Querido Gordo Telecco,Oscar Perez y el Negro Salvatierra y no me quiero olvidar de la Gran Orquesta de Cuenca «LOS MUCHACHOS»,vaya recuerdos…

  8. carlosvonz dijo:

    Gracias Silvia, me gusta escribir, como lo hago, a mi modo, tipo cuento lo que veo en cada viaje. Pero la estrella está alli en esos lugares cargados de historia. Muchas veces quisiera hacer algo por rescatar esos sitios, lo unico que puedo hacer es contarlo para que perdure y se conozca , principalmente como homenaje a los pioneros. Es una manera de interesar a la gente joven sobre ese mundo que existe, que pertenecio a nuestros padres abuelos bisabuelos
    Yo soy descendiente de Alemanes por rama paterna e Italianos rama materna. Se lo que trabajaron y eso me obliga al recuerdo , que en general es similar a las experiencias de todos los inmigrantes

  9. Silvia dijo:

    Excelente Carlos, como siempre, sus relatos hacen conocer, disfrutar los lugares, y los que ya los conocemos, revivimos nuestras vivencias. Gracias .

Deja un comentario