Mi suegro

autor: Jorge Gabriel Robert

Camarones- Chubut

En la foto, de lentes oscuros celebra su cumpleaños ochenta (80) con sus hijos Emiliano, Elsa, Irma, Erla y Libertad un 24 de abril de 1975. Ausentes, Fidel , Aurelio y Juana..

Mi suegro había nacido en un pequeño pueblo cerca de Azul, provincia de Buenos Aires el 24 de abril de 1895. Se llamaba Olegario Cardoso y provenía de una familia originaria de los gauchos brasileros, dedicados al amanse de caballos para el trabajo de campo. Como medio de locomoción y transporte, el caballo era insustituible en todo. Dúctil, dócil, el hombre comprendió que el esmero y el cariño no estaban exentos de sumarse a la doma del noble animal.

.

Por eso Olegario siendo un niño comenzó a ser convertido en un famoso domador de tropilla entablada. Un silbido servía para que la tropilla girara en torno a la yegua madrina y formaran fila dando frente al hombre que bozal en mano elegía el caballo que le serviría de sillero en el momento adecuado.

Cuando los años pasaron, el niño se convertía en un joven empeñoso y diligente, dispuesto a servir con su oficio a los deberes que le inculcaba cada dirigente político de aquellos años, los Liberales y los Conservadores se disputaban primacía.

.

Los Irigoyen, emblemáticos en el partido Radical, vislumbraron que aquel peoncito hábil en conducir caballería les serviría a sus propósitos y consiguieron acercarlo a sus filas pero pronto tuvo que comprender el joven que sobre el lomo de un caballo, el político termina perseguido y con su cuero puesto a prueba y al alcance de un facón que de lejos, dirigía el caudillo de turno

.

Así fue como tuvo que enfrentar varios desafíos a duelo criollo habiendo salido airoso pero no era su misión la pelea y si las ansias de abrirse camino en la pampa, y los ojos puestos en el sur donde avizoraba un brillante porvenir. Ya alcanzada la zona de Rio Colorado, su primer trabajo consistió en la esquila de ovejas, mientras consiguiera un lugar para el mantenimiento de su tropilla. Inserto en la comparsa de esquiladores, su periplo alcanzaba hasta el Rio Negro donde se casó y nacieron Olegario, Fidel, Emiliano, Aurelio y Elsa.

De ahí le quedaba cerca la estancia La Maciega en plena estepa patagónica de la provincia del Chubut hacia donde venía recomendado por amigos de mayor influencia. Como su ambición era seguir con su oficio de domador y constituir una familia numerosa, aceptó un cargo de puestero en una sección de la estancia que llamaron “el puesto de barro”Ahí siguió su consigna impuesta por su propio destino.

.

Con el entablado de tropillas de la estancia y el aumento de su familia, A partir de ese arraigo, nacieron Irma, Erla, Juana y Libertad.  Las tempestades también se aliaron. Junto a una terrible nevazón, y temporales continuos de lluvia y viento, un invierno muy cruel se llevó varias tropillas que quedaron varadas en el barro, infinidades de ovejas y guanacos, mientras su familia con hijos muy pequeños soportaban en un tambaleante rancho de adobes, lejos del auxilio, escasa manutención y ropa adecuada.

.

_______________________________________________

.

En la foto se ven peones a caballo construyendo en la nieve, una huella para que puedan transitar las ovejas una vez que logran destaparse y por instinto, trasladarse a zonas bajas donde conseguir alimento para subsistir. Quise subir al Arcón del Recuerdo. Mi esposa es Elsa, primera mujer del matrimonio de Olegario y Benicia Montenegro, que así se llamaba mi suegra.

.

Ha pasado  más de la mitad del siglo XX y la primera década del XI; hoy nos encontramos con unas efemérides creadas con el fin de celebrar un encuentro de familias emparentadas y con el mismo fin estrechar vínculos, conocerse, acercarse a un destino común. El año anterior 2009, ese encuentro fue celebrado en Comodoro Rivadavia. Este año será en Rawson, capital del Chubut.-

De ese encuentro, los hermanos ,Fidel, Aurelio, y Juana. De blanco Alejandra, prima de los nombrados, del otro árbol genealógico que compusieron los hermanos Olegario e Isidoro Cardoso en las primeras décadas del siglo XX.——————————————————–

Jorge Gabriel Robert

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
8 comentarios en “Mi suegro”
  1. carlosvonz dijo:

    Muy buena historia de la vida familiar alli en tus pagos.
    Nos has hecho entrar en tu pueblo y compartir, al menos a la distancia, los trabajos rurales.
    Muy buen recuerdo.
    Gracias Jorge

  2. miguelita dijo:

    Hola amigo jorge, como anda , tanto tiempo.
    me gusto un monton su nota de su suegro, lindos recuerdos de su vida y tareas del campo.
    le envio un saludo muy afectuoso
    miguelita

  3. Augusto dijo:

    Ya no es tan comun ver la junta de caballos respondiendo a la orden del hombre para concentrarse detras de la yegua madrina.
    Al menos no se ve tanto en las reuniones de campo.
    Olegario, se formo de niño y adquirio esa habilidad , muy lindo recuerdo.
    No debemos dejar de resaltar estos hechos

  4. hugo cardoso dijo:

    muchas gracias

  5. Andres dijo:

    perdon pero era el cumpleaños numero 90 y si mal no recuerdo el viejo reconocio haberse sacado unos años de coqueto qeu era nomas asi que no era el numero 90 vaya a saber cual era pero nosotros festejamos el numero 90

  6. jorge gabriel dijo:

    En el documento impreso que envié a la celebración de una presunta unión de la familia Cardoso 2010, de ayer 9, de octubre, en Rawson, dice:
    90 años aunque Libertad, la menor de sus hijas y poseedora de las fotos dice que eran 95 los años que festeja en la foto del encabezamiento de la presente, don Olegario Cardoso.-

    Jorge Gabriel

  7. María de las Mercedes dijo:

    Amansamiento y el buen trato con los caballos, fue tarea de vital importancia para el hombre en aquellos tiempos y en los actuales. Aun persisten zonas, donde solo a caballo se accede.
    El interés de Jorge Gabriel, por la naturaleza, las tareas del campo, que lo tuvieron presente desde chico sumando conocimientos. Lo convierten, en un mensajero incondicional donde el relato llega. Posible hoy atravesando las barreras de la distancia merced a la tecnología de la computación.
    Nos brinda, descripciones reales y valiosas que favorecen nuestros conocimientos ampliándolos, para quienes no tienen posibilidad de contacto con ellos.
    Nutriéndonos con sus experiencias y las de otros, que el supo guarecer en esa memoria prodigiosa que posee y el arte de narrarla en historias como éstas.
    Leerlo, es desear el siguiente relato. Es aprender con el, como en el día a día, a través de los años, se fue haciendo el sur. Reflejadas en historias de vidas, que no han trascendido, pero que han sido de necesaria presencia.
    Jorge Gabriel, es un patagónico de corazón, que ha vivido la experiencia de su suelo árido, la afilada piedra, las enormes distancias, el viento indomable, las nieves que no perdonan. Pero que ha de elegirla como su destino siempre. Comparto contigo ese sentimiento, por muchas razones.
    Don Olegario, es el padre de una de las más bellas personas, a la que muchísimo quiero, Elsita, va mi beso para ti. Ignoraba el coqueto afán de Don Cardoso, por disimular una década.

    Jorge, Mi cariño enorme querido amigo.

    María de las Mercedes

  8. Alberto cardoso dijo:

    Soy Alberto primogénito de Fidel, gracias por este recuerdo del abuelo y mi querido padre que que descansa me pone muy contento leer estas líneas, de recuerdo familiares.
    es muy bueno saber estas cosas para contarle a la nueva generación.
    Un beso para todos y gracias

Escribe un comentario

www.arcondelrecuerdo.com.ar - Todos los Derechos Reservados - Solo se permite reproducción con previa autorización - Copyright © 2008 - Grupo PescaenelDelta - info@arcondelrecuerdo.com.ar