Notitas de color (El ISARD)

Notitas de color (El ISARD)

Por :  María del Carmen Hernández

El primer coche que tuvo mi familia fué un ISARD 700*. Se hizo una «vaquita» entre papá, mi hermano Juancito y yo. A la hora de elegir vehículo , la decisión de mi hermano fue la única atendible: él sabía – sabe- de fierros, y en él confiamos..

El ISARD 700 es un coche tal vez comparable con un FIAT 600, pero si bien éste era mas popular, tenía menos capacidad interior que el ISARD, y eso fue determinante. (En casa éramos cinco).

1970-Carmen, Marta y el Isard.

El auto era rojo, y estaba en muy buen estado. Pero cayó en las manos de mi hermano, y éste, cual Pigmalión, empezó una transformación febril en el vehículo: le extrajo el motor (cosa que le dió enorme trabajo, porque pretendía sacarlo por arriba, y en cambio salía por abajo, elevando el auto), y lo limpió hasta dejar todas sus piezas como espejo.

.

De igual manera, no quedó recoveco del tablero, ni del tapizado, ni de la chapa, vidrios, cubiertas, ni del chasis , que no tuviera su «tratamiento». Recuerdo que al ser nuestro primer coche, la ansiedad nos consumía porque pasaba el tiempo y no lo echábamos a rodar, pero no decíamos nada.

mi hermano Juancito.

Quien conoce a mi hermano, sabe que es obsesivo con estas cosas. Y para los que no lo conocen les digo que, cuando al fin el autito se usó, Juancito le lustraba las cubiertas con betún negro, antes de cada salida, ¡ y lo usaba todo el día!

.

Lo cierto es que yo tenía que aprender a manejar en él , pero no era fácil en un auto tan mimado!

.

Pues yo debía aprender, y debía , por ende, pasar por esa prueba.

.

Mi hermano me enseñó un poquito, -él no tenía demasiada paciencia para ello-, y otro poquito fuí corajuda, y así, un domingo invité a mamá a dar una vuelta y no recuerdo si estaba también mi hermana. Salí de casa, suavemente, rumbo a las afueras, buscando encontrar menos vehículos a mi paso. Y allí íbamos, a unas cuatro cuadras de casa , cuando el coche se me fué a la cuneta!

1970-El Isard, Marta y yo

El ISARD era chiquito, pero las mujeres no lo podíamos sacar de esa posición solas. Por suerte, alguien pasó, lo levantó y lo colocó sobre la calle! Qué papelón! Enderecé para casa y no quise manejar más, hasta el día de hoy.

.

El auto no se dañó, y no se si mi hermano no se está enterando ahora, leyendo esto.

.

Después, con el tiempo, también como bien familiar, compramos un Fiat 1500, pero ya no me interesaba manejar, y jamás lo toqué. Luego, Juancito formó su hogar y tuvo sus propios coches.

.

No recuerdo quien me ayudó, pero si esa persona lee estas líneas, por favor que me lo diga, creo que nos reiríamos mucho.

.

*El ISARD Royal T 700 era un auto de fabricación argentina, se construía en General Pacheco en los talleres de Isard Argentina, entre los años 1960 y 1965. Con licencia alemana, su denominación original era Goggomóvil.

.

Isard Argentina se fusiona en 1963 con Los Cedros , empresa que tenía la fabricación de Studebaker.

.

copetonas pueblo abierto

9 comentarios en “Notitas de color (El ISARD)

  1. Como habia relatado en otra oportunidad, mi primer auto fue un Renault 9, me duro algun tiempo , hasta que choque en la ruta 3.
    No volvi a manejar, y tarde unos añitos en recuperarme, pero eso no quita la felicidad de tener el primer auto propio.
    Ahora que me lleve el señor remisero.
    Besitos

  2. No Carlos; fijate que después del Ford T, mi padre compró una doodge modelo 37 y el que en ese tiempo tenía una cámara fotográfica era un ser superior admirado por todos.-

    Jorge Gabriel

  3. Jorgito, si no recuerdo mal habia una foto del Ford T , por alli, la tendras a mano para recordarlo
    Carlos

  4. Como le habrá pasado a tanta gente, el primer auto en mi casa era un Ford T. Eramos una familia tipo, matrimonio y dos hijos, niños con edad escolar. Nuestra vivienda era en el campo patagónico. El auto era la magia de un futuro que se nos presentaba brillante. Mi padre lo pintaba una vez por año. La pintura en ese tiempo no era sintética, o sea que tardaba dos o tres dias en secarse. Mi padre clausuraba el galponcito que servía de garage, de esquila de ovejas, y otros menesteres. Digo que lo clausuraba porque el piso era de tierra, y alguien podría arruinar el trabajo de pintura a pincel y tampoco era permitido conocer el color hasta que se abriera esa clausura.

    Yo con mi hermana, dos años mayor, (travesuras de chicos) espiabamos por algun agujerito de la chapa, muro del galpón, de manera que se acrecentaba la ilusión hasta el final, frente al misterioso refugio del auto recien pintado, todas las mañanas pasaba la majadita de cabras a las cuales se controlaba para que no levantaran tierra, y hasta las gallinas parecían compenetradas de esa situación.

    María del Cármen Hernández, este comentario sigue. Muy lindo lo tuyo, cariños, también para Lito y Sergio. y Carlos.

  5. Hola amigos, como dice miguel, como olvidar el primer auto.
    En mi caso, el super Morris 8, que antiguedad, parecía un autito del parque de diversiones, pero me dio mucha alegria, andaba despacio, gastaba poco, era duro pero al menos me transportaba.
    Sergio

  6. María del Carmen…¡ Pobre Juancito !… Recién ahora se da cuenta, porque estaba lavado, el «Betún» de las cubiertas, aquél » Fatídico» día tuyo, él que lo cuidaba con tanto esmero, claro que como tú Madre fué «Complice», no te va a retar, respetando la memoria de ella…

    Una bonita historia cargada de una ternura…¡Muy especial !…El primer coche es….¡El Primer coche !…Como lo vas a olvidar…

    Hasta la próxima » Academia» María…

    LITO de BERNAL

Deja un comentario