Rubia de ojos celestes

Rubia de ojos celestes

Alguien que me diga si la pulpera de Santa Lucía, existió. En caso afirmativo, alguna historia de su vida.

Saludos Jorge Gabriel.

Complaciendo al amigo Jorge Robert, he tratado de investigar entre los muchos escritos que hay sobre el tema ¿si realmente existió la Pulpera de la Parroquia de San Lucia.?

.

Ante todo y como es mi costumbre trate de imaginarla, pudo tener mil caras pero la  canción se refiere a  que era rubia y de ojos celestes. Seguramente tenía muchos atributos más que hacían que los parroquianos se llegaran hasta la Pulpería.

.

Por costumbre en esos años, hablemos de 1840 en adelante el oficio de pulpero estaba reservado a los hombres, digamos que por un tema de manejo y relación con los concurrentes, guitarreros, arrieros, gauchos solitarios, perseguidos, jugadores y en general gente solitaria.

.

En más de una ocasión fue muerto el dueño del boliche o había peleas por dinero o copas en su interior.

.

Bueno sin alejarme de la consulta de Jorge, les diré que los pulperos también tenían su familia, esposa e hijos y si bien las hijas no estaban visibles en el local se supo de casos en el cual algún pretendiente saltó la tranquera.

.

En los relatos que voy a adjuntar, se habla y describe a una mujer que seguramente existió, ya que se cita el nombre y apellido de ella.

.

Todo gaucho tiene una pulpera a su lado, y ya, mas cerca de estos tiempos, nuestro querido Cacho la tenía allí a su lado, pero gaucho sabio, con las riendas cortas, solo volar bajito como la perdiz, y digo esto porque el tiempo demostró que Cachito no se equivocaba.

.

Bueno ahora a la nota que la gente de “Barriada “pagina de Mónica Rubio ha publicado sobre Barracas..

.

Hay muchos personajes increíbles, que van  enriqueciendo la historia de los barrios y que por transmisión oral, han quedado guardados en la memoria de los porteños, pero una de las más famosas, fue la de la “hermosa pulpera de ojos celestes de Barracas”, que con sus encantos atraía a todos los soldados de los cuarteles del restaurador.

.

No sabemos a ciencia cierta si fue una anécdota o si realmente existió, pero investigando en la literatura sobre el tema, encuentro un libro de Gerardo Bra, “La Pulpera de Santa Lucía” donde vierte un conjunto de datos históricos de la vida de la famosa pulpera. La denomina, Ramona Bustos y esto coincide con los datos del historiador de Barracas Enrique Horacio Puccia.

.

El periodista León Bouché, en su libro “Pulperías, mojón civilizador” nos cuenta que Flora Balderrama, propietaria de la legendaria pulpería, en su juventud había sido cocinera de una adinerada familia de la elite porteña y que el  dueño de casa, el  señor Bustos unitario y  ex-secretario de Rivadavia, estuvo perseguido por la mazorca   y  tuvo que huir a la Banda Oriental, seguido por su fiel sirviente, el mulato Pastor Valderrama, esposo de Flora.

.

En el año 1836 la parda Flora con el dinero que le dejó el Sr. Bustos, instaló la pulpería en la  calle Larga (actual Avenida Montes de Oca) y la muchacha atendía a los parroquianos que asistían a la pulpería, despertando el amor de varios mazorqueros y payadores.

.

Cuenta que la “rubia del saladero” en realidad se llamaba Ramona Bustos y era hija del fugitivo unitario, que como era viudo le encargó la niña a su fiel servidora Flora para que la cuidase hasta su regreso de la Banda Oriental cuando las persecuciones políticas se aplacaran, pero nunca regresó, no se sabe que ocurrió después de su huída..

.

Los historiadores concuerdan en otros detalles, como que un tal Miranda, un unitario, mozo poeta y guitarrero, asiduo visitante de la pulpería se había enamorado perdidamente de Ramona y una noche se la llevó con él.

.

Bouché afirma que fue en el mes de Abril del año 1840, cuando en Buenos Aires los mazorqueros de Rosas, persiguieron en forma masiva a todos los unitarios.

.

Se supone que huyeron a la Banda Oriental por dos razones, primero porque el padre de Ramona se encontraba exiliado allí y segundo porque la proximidad de la pulpería al Rio de la Plata haría factible que ellos se embarcaran en sus costas rumbo al hoy Uruguay.

.

Existe una antigua tradición oral en la ciudad de San Pedro, que cuenta que en sus costas, la pareja de Ramona y Miranda se embarcaron en una de las naves de la flotilla de Francia, que había transportado hasta San Pedro al ejercito de Lavalle, y llevó a ambos hasta el arroyo de Las Vacas, hoy Ciudad de Carmelo.

.

Pero debemos tener en cuenta que se trata de una tradición oral, mas anecdótica que histórica, ya que a la pareja les resultaría mucho mas fácil embarcarse en el cercano Riachuelo o en el Río de La Plata, desde el momento que la legendaria pulpería se encontraba sólo a diez cuadras de sus costas  y no tener que escapar de los mazorqueros por un trayecto de 170 Km.

.

Ignacio Corsini llevó al disco el vals “La pulpera de Santa Lucía” escrita por Bloomberg y Maciel el 22 de Abril de 1929, sin sospechar que esta pieza sería tan famosa durante tantos años.

.

Era rubia y sus ojos celestes

reflejaban la gloria del día

y cantaba como una calandria

la pulpera de Santa Lucía.

Era flor de la vieja parroquia

¿quién fue el gaucho que no la quería?

Los soldados de cuatro cuarteles

suspiraban en la pulpería.

Le cantó el payador mazorquero

con un dulce gemir de vihuelas.

En la reja que olía a jazmines

en el patio que olía a diamelas:

«Con el alma te quiero, pulpera

y algún día tendrás que ser mía»,

mientras llenan las noches del barrio

las guitarras de Santa Lucía.

La llevó un payador de Lavalle

cuando el año cuarenta moría;

ya no alumbran sus ojos celestes

la parroquia de Santa Lucía.

No volvieron los trompas de Rosas

a cantarle vidalas y cielos;

en la reja de la pulpería

los jazmines lloraban de celos.

Y volvió el payador mazorquero

a cantar en el patio vacío

la doliente y postrer serenata

que llevábase el viento del río:

«¿Dónde estás con tus ojos celestes

oh pulpera que no fuiste mía?

¡Cómo lloran por ti las guitarras,

las guitarras de Santa Lucía!».

.

Mas tarde Corsini grabó en 1932  “El payador de San Telmo” del autor José Lojo, que es claramente la segunda parte de “La pulpera de Santa Lucía”.

.

Bloomberg editó una serie de novelas cortas, para contar la verdadera historia de su famosa pulpera “rubia de ojos celestes”.

.

Gracias a ello hoy podemos conocer los pormenores de esta enigmática mujer de Barracas.

.

MABEL  ALICIA  CREGO – MAESTRA   DE   SECCIÓN

ESCUELA Nº 15 BARRACAS

.

FUENTES:

“Barracas su historia y su tradición” de Enrique Horacio Puccia.

“La pulpera de Santa Lucía” de Gerardo Bra

“Pulperías, mojón civilizador” de León Bouché

Carta de Alberto Luis Noblia.

barriada.com.ar/

10 comentarios en “Rubia de ojos celestes

  1. No mirá te contaba Carlos, que me gustó la clarividencia que expuso en su nota, Raúl. dejando un tanto desprotejido el amor plañidero que sentí siempre por la pulperita de Santa Lucía. Y por ahí me olvidé de (publicar comentario). Espero noticias de Lito.

    Afectuosamente Jorge Gabriel.

  2. Jorge, no le tengo como pendiente, ni como borrado, ojo no habran andado los de la mazorca por aqui????

  3. Esta mañana hice aquí un comentario, No lo encuentro. Que pasó?… Alguien lo borró?…

  4. Muy bien raul, ya estamos mas cerca de la pulpera, seguramente en una bella rubia de barracas se inspiro la cancion.
    gracias

  5. Estimados amigos : leyendo , como siempre, esta hermosa pàgina encuentro este interrogante acerca de la llamada Pulpera de Santa Lucìa. ¿ Existiò realmente? ¿ o fue la creacion imaginaria del autor de la canciòn? Estuve indagando un poco en distintas fuetes y ninguna asevera con algùn atisbo de seguridad , la existencia de la susodicha .Hay quienes afirman que realmente viviò y se llamò Dionisia. Si es que esto es verdad, resulta llamativo que debido al èxito obtenido por la canciòn , no se hayan recabado datos mas exactos de esta señora. Lo cierto es que ha quedado grabada para siempre en el imaginario de los argentinos. Finalmente, un resumen de algunos datos recogidos : «Carlos Gardel, Agustín Magaldi e Ignacio Corsini), tuvieron en sus repertorios invariablemente, algún o algunos temas que, por medio de su ajustada interpretación, se convirtieron en verdaderos impactos populares. La Pulpera de Santa Lucia, era interpretada por Ignacio Corsini,Además, tiene más importancia, porque con «La pulpera de Santa Lucía» se produce la primera colaboración entre sus creadores, el músico Enrique Maciel (1897-1962) y el poeta Héctor Pedro Blomberg (1890-1955), quienes se conocieron en 1928, año en que vio la luz la inmortal composición
    Según se señala en «todo tango» aunque parezca mentira, el vals «La pulpera de Santa Lucía» fue rechazado por el empresario teatral Pascual Carcavallo y su asesor musical. También el famoso tango «Nostalgias» fue rechazado en su momento por otro empresario teatral, don Alberto Ballerini. Pero apareció Ignacio Corsini, quien lo estrenó en Radio Prieto, lo grabó en abril de 1929 e inmortalizó el vals. Por eso se le dice «El caballero cantor» fue el que «salvó a La pulpera…».
    Pero respecto a la existencia o no de la Srta. Pulpera,cabe mencionar que La parroquia de Santa Lucía está en el barrio porteño de Barracas, y fue creada a partir de un oratorio que ya existía en el siglo XVIII. La historia transcurre «cuando el año cuarenta moría», el decir, a fines de uno de los años de represión política más sangrienta, 1840.época de Rosas como lo dice la misma letra
    En cercanías del templo actual, en la esquina de la avenida Caseros y Martín García, había una pulpería en la que vivía Dionisia Miranda, quien sería la inspiradora de los versos de Hector Pedro Blomberg
    Porque quitarle entonces mérito a esta Pulpera….Es correcto que el arte universaliza, pero la Pulpera de Santa Lucia Existió y se llamaba Dionisia.
    Como siempre, sigo leyendo «Arcòn del Recuerdo». Un abrazo para todos.
    Fuente (s):
    http://www.todotango.com/spanish/biblioteca/let…
    http://www.tangostore.com/cds_detalle
    http://www.terapiatanguera.com.ar

  6. Rubia Moreno, pulpera gaucha, de falda roja, vincha y puñal…” (*)

    Así comienza una de las mas bellas zambas de nuestro folkllore. Hablando de una mujer, de extraña belleza, creciendo en el campo y envuelta por los acontecimientos que envolvieron al Santiago del Estero de aquellos dias.

    Su nombre era Santos Moreno y había nacido hacia 1840 y, criada por su padre al morir su madre, tiempo después se pone al frente de la pulpería que su familia poseía en la bajada del antíguo camino del El Polear.

    Colaboradora de la causa del caudillo Taboada, convence a su marido y a parte de la familia para enlistarse en las fuerzas locales y donó parte de su patrimonio a la causa. Tuvo activa participación en una decisiva y sangrienta batalla: la de Pozo de Vargas, el 10 de abril de 1867, donde se enfrentaron por espacio de tres horas las fuerzas de Antonino Taboada y Felipe Varela. La Rubia Moreno pierde a su padre al atardecer de ese día, y con el tiempo, y el devenir de los tiempos políticos, pierde también sus posesiones, muriendo en la mas triste pobreza. Sus restos descansan hoy en el cementerio de La Misericordia.

    De ella nos ha llegado su nombre y su valor, su determinación por una causa. Pero también su ejemplo y su costado solidario: cada chico que entraba a su pulpería se transformaba en su ahijado, ella los cobijaba y los llevaba a la iglesia para bautizarlos y nombrarlos. Lo mismo acontecía con mas de un paisano que precisaba una palabra de aliento o apoyo.- Como santiagueños, demostramos nuestro orgullo de compartir esa sangre llamando a nuestro lugar “La Rubia Moreno”. Y brindar desde él, no sólo la buena comida y el mejor vino, sino difundiendo la música y la poesía de nuestros pagos, junto con los valores de amistad y afecto que caracterizaron desde siempre a esa noble tierra.

    Rubia Moreno

    (*) Letra: Agustín Carabajal. Música: C. Juarez.

    Rubia Moreno, pulpera gaucha,
    de falda roja, vincha y puñal.
    No había viajero que no te nombre,
    sobre el antiguo camino real.

    No había viajero que no te nombre,
    sobre el antiguo camino real.

    Hecha entre el bronco bramar del puma,
    solo sabía tu voz mandar.
    Eran tus ojos dos nazarenas,
    clavas espuelas en el mirar.

    Eran tus ojos dos nazarenas,
    clavas espuelas en el mirar.

    Rubia Moreno, guarda mi pueblo,
    a orillas del río Natal.
    Tu nombre heroico como figura,
    como figura de cuño real.

    Tu nombre heroico como figura,
    como figura de cuño real.

    Juntito al vado, tu rancho amigo,
    alzaba el viento su banderín.
    Con los carriles de cuatro vientos,
    venía la alerta de algún clarín.

    Con los carriles de cuatro vientos,
    venía la alerta de algún clarín.

    Tuviste amores, tuviste celos,
    bella pulpera sin corazón.
    Eras más brava que las leonas,
    en los juncales del Albardón.

    Eras más brava que las leonas,
    en los juncales del albardón.

    Tu nombre heroico como figura,
    como figura de cuño real.

    Tu nombre heroico como figura,
    como figura de cuño real.

    Fuentes:

    – Rubia Moreno http://www.larubiamoreno.com.ar
    – La Gazeta Federal http://www.lagazeta.com.ar

  7. Si cuidate tambien de cuitiño , anda muy molesto porque le robaron a La Margarita Oliden, se la llevo un payador, y a la pobre la mataron.

  8. Si Carlos. Te agradezco que con tu respuesta hayas satisfecho en parte mi curiosidad, yo creo que aún volviendo a aquel tiempo, no conseguiría una copa de esas manos adorables. Estaba muy rodeada, los soldados de cuatro cuarteles, con eso solo me cohibiría, no soy cobarde pero estoy seguro que hubiera estado enamorado de ella, al payador de Lavalle que consiguió llevársela, lo perseguiría pero ahí ya tendría que aceptar un duelo criollo y de salir vencedor, quizás ella no me aceptara y tendría que volverla a la parroquia. En fin Carlos, de cada estrofa de Hector Pedro Bloomberg surge una novela de gran contenido romántico y bravío. Pero me hubiera gustado vivir en aquellos años.

    un abrazo. Jorge Gabriel.

  9. Jorge como podras ver casi afirmaría que si existió, y aqui la tienes dispuesta a servirte la copa.

Deja un comentario