Siguiendo la huella de los Pioneros

Rodolfo von Zedtwitz FFFF

Rodolfo von Zedtwitz,( bisabuelo)

Don Ernesto y sus dos hijas FFFF

Don Ernesto von Zedtwitz (abuelo)  con Maria Angelica y Alicia, dos de sus hijas

Buena Esperanza

Es la población y municipio cabecera del Departamento Gobernador Dupuy de la Provincia de San Luis, Argentina. Se encuentra cercana a  las vías del Ferrocarril Gral. San Martin (antes Buenos Aires al Pacifico)  Cuenta con 2.933 habitantes, censo 2010.

El Origen
El 30 de abril de 1.881 Don Rafael Cortés y Don Benito Echesortu constituyeron una sociedad “con el objeto de comprar un área de terrenos fiscales en esta provincia, en la mayor extensión posible y hacer sobre ellas las especulaciones de ventas, colonización e instalación de establecimientos agrícolas, de ganadería,

Estas tierras, tras haber pasado a poder de Guillermo Paats, fueron vendidas por este a la Sociedad Anónima La Buena Esperanza, el 15 de junio de 1.885. Algunos años después Juan Teodoro Van Houten, en representación de esta sociedad holandesa vendió a Juan Nelson” un terreno de chacra, inmediato a la estación Buena Esperanza.

El día del Pueblo
Se considera que esta población  fue fundada el 7 de diciembre de 1.904. Ese día, la Honorable Cámara Legislativa sanciono la Ley Nº 192, creando en el Departamento Pedernera, el Partido de Buena Esperanza, con capital en la Estación Ferrocarril al Pacifico. Abarcaría al Norte el grado 34, al Este la línea divisoria con Córdoba, al Sur el partido de Pueyrredon y al Oeste la línea revisoría con el Departamento La Capital.

Historia de Familia.

(1) Rodolfo von Zedtwitz: (1851-1931)

Nació en Alemania en 1851.  En su juventud se radico en España, ocupando un cargo en la delegación diplomática de Alemania.

Contrae Matrimonio con Ascensión Ramírez Medina.

En  1882,  en viaje en Vapor de Bandera Española, hacia  Buenos Aires, nace su primer hijo, Ernesto., quien por este motivo adquiere dicha  nacionalidad.

Rodolfo se radica en Buenos Aires, y en 1885 llega a Malargue, Pcia. de Mendoza  estableciéndose en este poblado.

Fue uno de los fundadores de la villa  Malargue y contador de la estancia “ La Orteguina” propiedad del General *Rufino Ortega (1847-1917)

molino orteguina

Durante  dos años se dedicó a la explotación minera.

En Malargue nacen dos hijas del matrimonio de Rodolfo y Ascensión,  son ellas Elena, en  1888 y Sofía en  1889.

En 1892 se Radica en Buena Esperanza, San Luis, donde se dedica a la agricultura y ganadería.

En 1896  adopta  la  aventura de don Guillermo Patts, quien llegara a  poblar ochenta leguas de campo abierto sin otro incentivo que los recursos naturales del suelo.

El plantel primitivo estaba formado por vacas, ovejas chilludas y yeguarizos, toda hacienda criolla. Posteriormente fueron trayendo ganado  procedente de otras estancias de Córdoba, Buenos Aires y Santa fe.

No  hay datos de cuánto tiempo  permaneció  en Buena Esperanza,   y  cuál fue su camino posterior. En 1931 fallece en la Ciudad de Buenos Aires.

(2) Ernesto von Zedtwitz  (1882-1961)

Desde la edad de 21 años  (1903)  se radico en Laboulaye  Pcia. De  Córdoba,  desempeñándose en  agricultura y ganadería.

Allí se casa con Uvaldina Ávila donde nacieron sus hijos:

María Angélica, año 1905, Guillermo Arturo, año 1907, Alicia Ema, año  1909.

En  1911 se traslada, junto a su familia, a Buena Esperanza San Luis. Posteriormente ingresa como administrador de la Estancia “La María Leonor”  de Devoto y Lesca.

En  1912 nace su hija Dora,  (3) En  1914  Ernesto Rodolfo, En  1917 Haydee Enriqueta., y En  1919 nace su último hijo varón del matrimonio de Ernesto con Uvaldina Ávila., Jorge Alberto, (registrado en Laboulaye Córdoba)

 

Estancia “La María Leonor”.

estancia 1

Originalmente los campos estaban poblados por bosques de caldén algarrobo y chañar, en cuya maraña se volvían cerriles los vacunos y pedían su vellón los lanares. El pasto de hoja que abundaba en los montes y resistía en  planicies el embate de los vientos, fue el forraje conceptuado insustituible para la experiencia rural, hasta que los primeros prados de alfalfa anunciaron el cielo civilizador de la zona.

Durante la administración de la María Leonor, se tuvo mucho cuidado de respetar  los límites de avance de las iniciativas de los agricultores por ganar terreno para cultivo, desmalezando indiscriminadamente. La siembra de alfalfa debía tener un límite de protección  dejando islas de chañares, y eso se mantuvo a rajatabla.

chañares1

 

“Dice Jaime Molina Collins” (escritor y periodista)

— El establecimiento de campo que mayormente me ha llamado la atención en la zona de las grandes invernadas, es, sin duda, La María Leonor de Devoto y Lesca, tanto por la extensión de sus alfalfares, como por la calidad y numero de sus ganados y las condiciones técnicas en que se desenvuelve su industria pecuaria.

Enaltecer el desenvolvimiento de la María Leonor, no importa  menoscabar  la importancia de los establecimientos de la región, máxime cuando estancias pequeñas han incorporado a sus prácticas los adelantos más modernos.

—– ¿como capeó el temporal y sequia de 1916 La María Leonor?,  le preguntan al administrador, Sr. Don Ernesto von Zedtwitz.

—–Descongestionando sus potreros de ganado. Es decir que mientras se desahogaba los alfalfares, se precavía, evitando el pisoteo, y la propagación y avance de las dunas.

La María Leonor está ubicada en la zona intermedia entre las líneas del ferrocarril Pacifico y Oeste, a una legua de buena Esperanza.

La María Leonor posee ocho puestos construidos de mampostería y techos de hierro galvanizado con dos piezas, cocina y corredor. Hay en todo el campo 385 kilómetros de alambrados de siete hilos, (dos de púa) con postes de quebracho y varillas de lapacho. El servicio de los tanques se realiza con 30 molinos Sampson y Aermotor.

Las dependencias de los  establecimientos se comunican por una red telefónica con aparatos en todos los puestos, con 150 kilómetros de línea, sujeta por palmeras y carillones de lapacho.

Su administrador,  Ernesto von Zedtwitz, nos informa que tienen el propósito  de ensayar los silos de alfalfa, procedimiento que en la zona está poco difundido.

Se ha sembrado cebada, avena, centeno, algunos forrajes de importación y algo  de maíz, todo con buen resultado.

——Con sumo  agrado he invertido una tarde entera en recorrer los campos de La María Leonor, cruzando en auto toda la extensión  de sus alfalfares.

La impresión favorable de esta estancia se recoge al trasponer, desde la primera tranquera, junto al puesto de entrada, cuyo aspecto anticipa orden y buena administración.

El edificio central es confortable, amplio bien dispuesto y amueblado con elegancia.

El jardín y la huerta se derrochan hasta donde lo permiten  los vientos y las arenas.

Un plantel de frutales, denuncia el esfuerzo cultural que ha consagrado esta convivencia de árboles en tierras de arenal.

Los ejemplares cuidados con esmero y al reparo del cerco de tamariscos,  tan propios de la zona, fueron traídos de Villa

Mercedes, además de perales, durazneros, manzanos, parras. Algunos pinos y robles completan amablemente el ornato forestal

 

Pero la vida de esta estancia esta en sus campos, donde el alfalfar da su eterna nota verde, mientras las vacadas dóciles se desparraman por las vegas, buscan el  agua de las charcas de metal o se adormilan a la sombra seducente de los chañares…

Mucho se ha cuidado durante el traslado de animales,  respeto por los caminos, evitando que permanezcan o deambulen a doquier,  conteniendo la tropa en corrales perfectamente delimitados durante el tiempo de descanso del resero.

El constante moviendo de las pezuñas afloja los suelos y rápidamente lo convierte en arenal.”

A Partir de 1920  carecemos de información. Don Ernesto, hijo de Rodolfo, siguió su camino por las estancias, en varias provincias. Luego, regresa a la ciudad de Buenos Aires, posiblemente en 1928. Poco tiempo después parte para Córdoba y luego a San Luis.

En 1954  se radica, junto a su segunda esposa, en Merlo Pcia. de Buenos Aires. Fallece en 1961 a la edad de 79 años.

9 de Febrero  de 2015, tras  la huella de los pioneros.

Allá voy, ¿qué encanto tendrá  Buena Esperanza? ,  posiblemente  el mismo que otros tantos pequeños pueblos que he visitado, tranquilidad, buena gente, edificios de época, y mucho, mucho campo.

Para mí el  encanto estaba relacionado con el lugar donde llego mi bisabuelo, con su esposa, su primer hijo (mi abuelo) y mis tías abuelas.

Allí también  nació mi padre el 18  de octubre de 1914 en  una estancia llamada “La María Leonor”

ernesto rodolfo von zedtwitz 002

Ernesto Rodolfo von Zedtwitz  ( mi padre)

690 kilómetros recorrí pasando por la Pcia.  De  Buenos Aires, Córdoba y finalmente San Luis.

Acercándome a Buena Esperanza la vegetación  comenzó a cambiar, haciéndose visibles  los montes de chañares en campos vírgenes e  islotes de ellos en campos con laboreo.

Un muro de entrada con el nombre del pueblo,  sin la acostumbrada y cálida palabra “Bienvenidos”, a pesar de ello me sentí bienvenido y feliz de ingresar a este lugar con tanta historia de familia.

entrada sepia

Tomé  las fotografías de rigor de este muro, rápidamente me dirigí al sitio reservado para mi alojamiento, que felizmente cubría las necesidades básicas para poder descansar luego del viaje., solo había una opción mas.

Luego de asentar mis datos en el libro del hotel,  su dueña, a quien le  había consultado sobre algunos sitios para visitar, y enterada del motivo de mi viaje, me indico que visitara  al Señor Carlos Alberto Amondaraín, quien fuera diputado Nacional por San Luis, este señor había publicado un libro al cumplirse los 100 años del Pueblo (1904/2004), titulado  “Aportes para la Historia de Buena Esperanzas en su centenario”

El horario de  descanso, en todos los pueblos del  interior es obligatorio,  cerrando los comercios y toda actividad de 12 a 17hs.

 

——— ¿cómo ubicar a Carlos Amondarain?

—–  Sencillo por la principal hasta la comisaria, en esa cuadra a la izquierda 50 metros, tiene un negocio de Veterinaria.

Así lo hice, y como si me estuviera esperando, Carlos estaba sentado al frente de su local conversando con un vecino.

amondarain

Me presenté, nos  saludamos y lo informé   de lo que quería ver: la Comisaría, el Edificio Municipal, el registro Civil, la Estación de trenes y la Estancia “La María Leonor” fue sencillo, a 50 mts. La comisaría, a 100 metros la municipalidad, (edificio nacido con el pueblo)  a 200 la estación, y a  una legua  la Estancia.

comisaria 2

muni 2

estacion

estacion 4

casa

—-La María Leonor ya no lleva ese nombre,  tuvo 3 dueños luego de los señores Devoto y Lesca, actualmente pertenece a la familia González y  se llama “Huelucan”

Agradecí la información y quedé en volver a continuar nuestra conversación luego de visitar el campo.

Regreso a la principal  e ingreso a la Comisaria, cuya construcción data de 1925.  Consulté  sobre la visita que deseaba hacer a la estancia y si era necesario un llamado previo, o requisito., la respuesta fue inmediata.

—–Vaya y entre.

—- ¿y la tranquera?

—–Pase con el auto por el  guarda ganados, ya va a encontrar alguien por allí.

Allá fui acompañado por un hermoso sol puntano,  salí de la ruta y pare  frente a la tranquera.

tran

Detuve el motor para tratar de percibir alguna sensación proveniente de un estímulo externo o de mi propio interior.

Fueron unos pocos minutos en los cuales imaginé este mismo campo, pero 123 años antes., Pensar que habían pasado algo más de 100 años desde el nacimiento de mi padre, ¿cómo sería la casa, las costumbres de esos tiempo, los lugares donde él  jugaba de niño, como se trasladaría a la escuela primaria del pueblo, de qué manera mi abuela atendía  la crianza de sus hijos y las labores de la casa?

campos-de-secano 2

puesteros de la estancia

escuela ffff

Pasé el guarda ganados, y tal  como me dijeron en la comisaría,  encontré a 300 metros al encargado del feed lot, quien luego de la presentación me invito a visitar este sitio el cual  era el más cercano a la entrada. Le agradecí la invitación indicándole que lo vería  a la vuelta  de mi visita al casco de la estancia. Debo confesar, sin mucho conocimiento de este sistema de engorde, que no me agrada, tengo entendido que  tienes algunos efectos negativos, para el animal y para el medio ambiente. Seguramente sea muy bueno para el rendimiento económico.

ganado

Seguí por el mismo camino ancho de tierra y bien conservado, luego de doblar hacia mi izquierda avancé hasta el sector principal del casco. Distante aproximadamente 1km. De la ruta.

ingreso

Campo con maíz, sorgo, al menos estos cultivos  estaban a la vista.

Recordé lo leído sobre la alfalfa,  la siembra es a fines del verano y comienzos del otoño, es bueno reconocer la fortaleza de este cultivo ante la carencia  o poco milimetraje de lluvias, ya que en muchos países se recomienda su siembra en suelos de secano, por ejemplo en Francia e Italia, con terrenos bien nivelados y teniendo la previsión de permitir el drenado de cultivo evitando la acumulación de agua.

Esto me lleva a recordar lo mencionado por el escritor Molina Collins, sobre cultivos en tierras de secano, y la visión de mis ancestros, que  supieron  elegir San Luis para intentar el cultivo de Alfalfa.

Ya  en la María Leonor comienzo a ver  la disposición y adaptación de acuerdo a la necesidad actual.

Sin embargo yo seguía buscando el Aura, esa comunicación que me trajera el mensaje tan esperado, el  mensaje de aquellos que dejaron parte de sus vidas en este campo. Allí donde  se casaron, tuvieron hijos, y durante muchos años quedó la marca de su paso por Buena Esperanza.

A pesar de haber sido alertado por el personal del campo, que la casa, original, del Administrador,  puestos, galpones de graneros, casa del personal, comedores, ya no estaban,  debido al paso del tiempo, y motivado por derrumbes, incendios, demolición y nuevas utilidades.

Me propuse encontrar algo  en la gran extensión del casco de estancia,  y lo encontré, algo cambiado, algún galpón de época, cimientos, pequeño parque, y oficinas del campo. Hubo allí otro momento de silencio,  para mí un aviso  que me indicaba que ese era el sitio buscado. Casi lindante una hileras de  chañares que aún se conservan para preservar a la semilla, del viento, y las arenas que ya no se ven

Dejo hablar por si a  las fotografías.

1

2

3

4

5

6

7

techo

virgen ff

8

9

10

H

familia-11

Don Ernesto y su familia

Tranqueras afuera y la despedida a  “La María Leonor”

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
8 comentarios en “Siguiendo la huella de los Pioneros”
  1. Aldo dijo:

    Carlos, te felicito, que linda historia y de mucha emoción, me imagino lo que habras sentido cuando llegaste al lugar de nacimiento de tus familiares y tambien el lugar de trabajo, te vuelvo a felicitar y será hasta otra vez.

  2. carlosvonz dijo:

    Muy agradecido por su comentario Aldo, realmente no puedo expresar todo lo que pense y viví en esos momentos.
    Un fuerte abrazo amigo. Muchas horas de viaje pero felizmente cumplí con el deseo de llegar hasta alli

  3. Eladio dijo:

    Fui hombre de campo, naci en una chacra al sur de Córdoba que depende de Gral. Levalle.
    Ese lugar se llama La Amarga, y esta cercano a una gran laguna.
    Este como tanto sitios estuvieron poblados de indios, únicos dueños de las tierras, que como sabemos fueron desalojados, por decirlo de alguna manera de esos sitios, es por eso que lleva el nombre del General al mando, Levalle.
    Sin apartarme del tema que me lleva a escribir, luego de leer esta historia de pioneros del campo, reflexiono sobre un detalle que no es menor, como se trabajaba la tierra en el 1900 y como se hace en la actualidad. Todo un merito para los primeros colonos.
    Por mi edad estoy fuera de época, 90 años, pero mis hijos y nietos han prosperado mucho y felizmente vivimos bien, yo en la ciudad, también ellos, ahora no se vive tanto en los campos, solo se los trabaja.
    Deseo agradecer a aquellos que durante toda la vida han trabajado para que hoy., todo sea más sencillo.
    Eladio Troncoso
    Laboulaye

  4. maria del carmen hernández dijo:

    Hola Carlos. te felicito! me siento totalmente identificada con vos. Buscás tus raices, y querés ver, querés saber…
    El tema que elegiste para este post, y las fotos, casi dan para un libro. Ojalá alguien recoja este pedacito de historia de Buena Esperanza,; no debe perderse.
    Y las fotos , hermosas!!
    Como ves, de tu emoción no hablo.Para qué? todo está dicho.
    Cariños , Maria del Carmen Hernández

  5. carlosvonz dijo:

    Gracias Maria del Carmen, creo humildemente, que al presentar este viaje y sus imagenes, aporto algo para no olvidar a mis ancestros.
    Llegaron al pais con una consigna , TRABAJAR. Asi lo hicieron y es por ello que describo su itinerario, cada lugar guarda algo de sus vidas.
    La tierra es la misma, su esfuerzo se ve en el progreso de esos lugares.

  6. carlosvonz dijo:

    Un fuerte abrazo Eladio , hombre de campo como tu mismo te llamas. Bien Merecido que luego del esfuerzo realizado, puedas vivir bien en la querida Laboulaye, y la familia continue el mismo camino.

  7. miguel angel retrivi dijo:

    …Mis más sinceras felicitaciones Carlos…¿ Cuanto hace que buscas tus raíces ?…Nos conocimos allá por el 2010 ?? Aproximadamente..Y…Y..siempre hablamos de nuestros inmigrantes, ya sean familiares o no…Así como vos también lo he echo yo, claro que aún me falta mucho…Pero si tengo que destacar que vos ya comenzaste a buscar los datos, desde Alemania hermano y eso habla de tú constancia y dedicación para llegar al fondo de la historia familiar…Por mi parte me siento orgulloso de tenerte como ” Amigo “…
    Y resalto que en esta nota, a aquellos que como yo nos gusta e interesa la vida campo, leemos en la misma un compendio de tareas ” Camperas ” que no desconocemos, pero que le ha de servir como enseñanza a más de uno, al leer la misma. Como cuenta el Sr Eladio la forma de trabajar el campo de nuestros inmigrantes que se esforzaron con un denuedo poco común, para echar raíces.
    ..¿ Tendran algunos de estos ” Nuevos inmigrantes ” ?…La fuerza y valentía de nuestros ancestros, para realizar tamaña tarea….¡¡ Ojalá que si !!…Y que se no” Apiñen ” , alrededor de las Ciudades.formando ” Villas “…

    Te mando un Abrazo Carlos
    LITO de BERNAL…

  8. carlosvonz dijo:

    Lito, aprecio sinceramente tu comentario y los recibidos hasta el momento.
    Como tú sabes, yo, fiel a mi estilo escribo dando información, de fechas, geografía, historia del sitio y anécdotas familiares.
    Sé que muchas veces para quien lo lee, resulta algo cargado de información. Pero ocurre que para armar esta historia, todo tiene que cerrar cronológicamente, partiendo de hechos familiares que si no los tengo en cuenta me pierdo. Es por ello que les pido algo de paciencia, y para que no se aburran tienen fotos que ilustran la nota.
    Esto que escribo tiene la intención de perdurar, y para que tenga valor, debe contener datos ciertos.
    Ahora a tu consulta. Los nuevos inmigrantes no sé si tendrán la fuerza que les reclamamos, posiblemente si, si continúan en el campo y no se alejan del día a día. Esperemos que quienes habitaron y trabajaron esas tierras, envíen desde el mas allá un llamado a “combate

Escribe un comentario

www.arcondelrecuerdo.com.ar - Todos los Derechos Reservados - Solo se permite reproducción con previa autorización - Copyright © 2008 - Grupo PescaenelDelta - info@arcondelrecuerdo.com.ar