Entradas con la Tag “fotografía”

Foto de Retroatelier

Al tomar una fotografía  estamos creando un documento histórico que ayudará  a ilustrar y comprender  un momento estanco de un acontecimiento de la vida de una persona o elemento.

Es decir, cuando fotografiamos congelamos un instante, capturando de esta manera la realidad del momento, y esta imagen del presente, en un futuro podría ayudar a historiadores a entender nuestra sociedad.

Así, toda fotografía se convierte en documento histórico, en un testimonio visual y gráfico de las costumbres de una época.

La mayoría de lo que sabemos que ocurrió en el pasado, en la historia de nuestro pueblo, viene gracias a los escritos que se han recuperado.

 No obstante, actualmente muchos historiadores han encontrado en la fotografía un medio más para entender ese pasado no muy lejano, descubriendo el valor testimonial y documental de la imagen.

Mi interés por la fotografía comenzó en los años 50,  me apasionaba ver como un cámara podía captar “ese  momento” que luego del proceso de revelado obteníamos la misma imagen en papel.

Pero ese milagro de la luz y la química, que fuera inventado por  los franceses  Nicéphore Niépce  en 1824,   asociándose con  Louis Jacques Mandé Daguerre en 1829.,   era  para mí, todavía un misterio.

Leyendo uno de los  veinte libros de  la enciclopedia de conocimientos, el Tesoro de la Juventud,  encontré  las bases para el revelado del papel fotográfico.

Con esta  lista me dirigí a un comercio de materiales fotográficos de la calle Montevideo, en Congreso, y allí hice mi primer pedido.

“Papel sensible de nitrato, sales de bromuro e Hiposulfito de sodio…”

La dueña de negocio comprendió  mi  falta de conocimiento en la materia y me comentó que en la actualidad los químicos ya venían preparados y se vendían por el nombre de su  uso práctico, o sea papel fotográfico, revelador, fijador.

Hice una compra mínima y así comencé a  efectuar las primeras prácticas de laboratorio. Llegando con el tiempo  a poseer  ampliadoras, cubetas, pinzas, luces de seguridad,  abrillantadoras, guillotinas, papeles película negativa  y todo lo necesario para el trabajo de laboratorio partiendo  del revelado de un negativo  hasta la fotografía en papel en blanco y negro finalizada.

Con el tiempo  compre nuevas maquinas fotografías de mejor calidad, y flashes para incursionar en la fotografía social.

La evolución de la fotografía, proceso, revelados, cámaras, almacenamiento de imágenes ha sido asombroso.

Salimos de una imagen   revelada en papel en blanco y negro, pasamos por otra  coloreada o iluminada manualmente hasta llegar a la fotografía en color. Esto produjo un gran cambio en los laboratorios de revelado.  Más tarde cambiaron las cámaras de sistema  mecánico para la toma  de película negativa a las nuevas cámaras digitales actuales.

 La fotografía digital es el arte de producir imágenes mediante un sensor electrónico, que es capaz de convertir la señal luminosa en digital para almacenarla luego en una memoria.

Este adelanto significó  casi  la desaparición de rollos fotográficos, reveladores, laboratorios y la comercialización de cámaras  fotográficas que pasaron de mecánicas a las modernas, quedando las anteriores como cámaras de colección de las casas de antigüedades.

Algo importantísimo fue el tema del almacenamiento de fotos digitales.

 Al ser muy económico este proceso de imagen, se multiplicaron por miles las tomas de escenas familiares, comerciales, turísticas, tanto  que luego se crearon los distintos tipos de almacenamiento,  que también evolucionaron con el tiempo.

Estos archivos  son  consultados periódicamente en su sitio de guarda  en familia,  como en soledad,  con el correr del tiempo fueron  con menos frecuencia.

Pasó el tiempo, pensé  con nostalgia en las fotografías  antiguas de familia impresas en papel en blanco y negro, imaginando un pronto olvido o  extinción, así como pasó  el interés por las fotos en diapositivas hasta desaparecer.

“Las  personas   mayores decían”…

— ¿cómo hago yo para tener en mi cartera las fotos de mi familia para mostrar a mis amigas? , donde puedo tener las  imágenes  impresas de mis hijos y nietos.

La respuesta fue silencio durante algún tiempo.

En cada hogar, había varios  álbumes o  una caja de madera,  de zapatos,   antigua valija de cartón que servía para conservar las fotos de nuestros ancestros. 

De tanto en tanto, la curiosidad, nostalgia, afán de informarnos para descubrir cosas del pasado nos hacia recurrir a este recinto o santuario  de vidas presentes y pasadas.

Se iban mirando fotos y fotos, sin ningún orden más que aquel que dejo la persona que las  vio por última vez,  por desidia, por apuro se mezcló  el orden original de fechas, lugares temas.  Chocándose  irreverentemente una toma de un rostro de una bella joven en los  años treinta, con una foto de unas varias personas en distinta actitud, tomada cuarenta o cincuenta años después.

Al mirar una foto extraída de ese museo viviente,  se puede llegar  a desconocer a las personas o lugares allí retratados. Como segundo camino de la identificación, mirábamos algún detalle, camino vehículo, cartel  o persona que  aparece en un segundo plano.

Al  no resultar  aclaratorio miramos el dorso, pudiendo allí encontrar una fecha, un nombre o algún texto escrito  que nos hiciera conocer,   quien  o quienes eran los retratados.

Otras imágenes que no podíamos identificar  las mostrábamos a nuestros padres, alguna tía mayor, o abuelos,  y allí se podía aclarar todo.

Imaginemos  este dialogo  familiar:

—–Haaaa, si, la recuerdo,   dijo tía Zaida, esta era Amalia, fue novia de mi hermano Toto, se conocieron en  unas vacaciones en la sierra. La familia de Amalia, que era del interior  se fue  a trabajar en la cosecha de arvejas a la zona de mercedes y a otros pueblos. Nunca volvieron.—

La familia de Amalia, que era del campo  se fue  a trabajar en la cosecha de arvejas a la zona de mercedes y a otros pueblos. Nunca volvieron.—

fiesta de vecinos de caballito fue en la casa de la calle Neuquén. La familia de Amalia, que era del campo  se fue  a trabajar en la cosecha de arvejas a la zona de mercedes y a otros pueblos. Nunca volvieron.—

Luego de un rato  seguí  viendo más fotos de la caja donde  iban apareciendo  más y más recuerdos. Muchas de ellas eran incógnitas, la familia comenzaba a involucrarse aportando información, ya todos ellos  estaban  rodeando la mesa atrapados por la mágica aparición del pasado.

—-y esa foto,  de un joven con uniforme del ejército  ¿de quién es?

La abuela Antonia  no respondió tomó  otra fotografía tratando de salir de ese brete.

— ¿-pero abuela y la del soldadito??

Hubo un silencio,  que solo rompió  la abuela  comentando.

——-Mi hermana, Rosina   estaba  noviando con un  soldadito, eso fue en Italia, se iban a casar, pero el día anterior a la boda, nos avisaron amigos del pueblo, que  él era casado con una  chica de Campobasso. Fue entonces que Rosina rompió el noviazgo,  fue muy doloroso para mis padres y hermanos.

En varias oportunidades intentó romperla en mil pedazos, pero  ella lo amaba mucho,  y la conservo,  quedó allí en nuestra casa hasta que  falleció.

—-Y  esta otra de  una familia.

—-Si eso terminó bien. Antonino, mi otro hermano se caso con Lucia. Y tuvieron cuatro hijos, también se quedaron en Italia trabajando en el campo cuando yo me vine a Argentina.

——- ¿y  ese auto,  parece es muy antiguo?

Toma la posta mi padre comentando.

——–Creo que es un Ford 1918 que tenía tu abuelo en el campo en San Luis

que tenía tu abuelo en el campo en San Luis

Así seguimos  redescubrimiento el pasado durante horas.

Luego de muchos  años, volví a mirar el álbum que contenía  esas viejas fotos.  Ahora  hubo   otras en el fondo de la caja, que al no saber de quién se trataba,  las pasé de largo.

Ahora,  y   ya sin referentes vivos  para la consulta estas imágenes pasaron   a integrar la lista de “fotos de personas y lugares desconocidos, cercanos”

Pudieron ser familiares, amigos, compañeros de trabajo. Así  quedaron en el fondo de la caja, por si algún día aparece alguna punta del hilo para tirar.

Llegó al fin el momento  tan requerido,   se volvió a la  impresión en  papel  de fotografías tomadas con cámaras digitales,  tanto en  equipos de proceso Kodak o similares como en laboratorios fotográficos.

Hoy  si bien tiene su costo monetario,  nos brinda la posibilidad de perpetuar esa fotografía  nuevamente en valor testimonial y documental de la imagen.

El otro paso importante muestra que  un gran porcentaje de las nuevas fotografías se  toman en blanco y negro. Lo vemos en salones de exposiciones fotográficas de renombrados fotógrafos en  todo el mundo.

Para mí la imagen en blanco y negro les da vida propia, son inmortales y trasmiten con más naturalidad los retratos de las personas y lugares.

Para complementar este relato, le haré ver algunas fotos de temas, que al menos a mí me gustan,  que hacen imaginar la vida en otros tiempos, espero las disfruten.

Cada una guarda un secreto que  podemos descubrir o presumir  hechos de ese momento, seguramente no nos equivocaremos.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Comentarios No hay comentarios »

www.arcondelrecuerdo.com.ar - Todos los Derechos Reservados - Solo se permite reproducción con previa autorización - Copyright © 2008 - Grupo PescaenelDelta -