UNA HISTORIA EN LA HISTORIA.

UNA HISTORIA EN LA HISTORIA.

por: Gerardo Robert

Don Fernando Augusto Bruno ROBERT había nacido en Semalens, Provincia de Languedoc, Francia, en el año 1875 y siendo adolescente emigro a la Argentina desconocida que prometía por entonces un mundo nuevo y tentador. Viajo junto a sus padres y se dirigió hacia Carmen de Patagones, donde ya lo habían precedido algunos allegados.

.

En 1898 contrajo matrimonio con Da. Lucía Eudolia GARRIGUES, francesa como el, y a poco de tener su primer hijo, en la primavera de 1899, junto sus esperanzas y sueños con su voluntad y su carácter, para salir rumbo al sur arreando un rebano de 800 ovejas.

.

Fue un viaje increíble. Una despiadada odisea que le diezmo sus recursos y, con apenas 150 animales sobrevivientes, llego a destino.

Se instalo en campos fiscales de Santa Elena, a mitad de camino entre Cabo Raso y Camarones, dos puertos naturales que por entonces recién comenzaban a recibir los barcos que traían hacia la Patagonia los insumos necesarios para el poblamiento.

.

A ese campo virgen y descampado lo bautizaría como Establecimiento Las Piedras. Por ese entonces consolido una profunda amistad con don Mario Tomas PERON, poblador como el. Y sus familias supieron de la convivencia casi cotidiana redondeando afectos imperecederos que los acompañaron por siempre.

.

La natural necesidad de vinculación con grupos poblacionales organizados, lo llevo a radicar a su familia en Camarones, construyendo una de las primeras casas en el sitio donde actualmente se encuentra instalado un hotel.

.

Su plena integración a la comunidad lo llevó a compartir todas las iniciativas orientadas a la organización ciudadana y a su proyección como tal.

.

Instaló mas adelante la legendaria Librería “Del Colegio” atiborrando sus anaqueles con obras literarias, libros de texto, publicaciones científicas y todo cuanto su conocimiento le indicaba como valioso para la elevación cultural de la gente, siendo su oferta, por entonces, una de las más completas y excelentes de la Patagonia, ofreciendo paralelamente al educando todo cuanto le era exigible o conveniente en su tránsito escolar.

.

Fue distinguido manifiestamente en 1942 con el Premio Ministerio de Agricultura de la Nación como Corresponsal de la Dirección de Economía Rural y Estadística desde 1910.

Fue asimismo corresponsal del diario capitalino “Noticias Gráficas”.

.

Hacia fines de 1930 fue designado por la voluntad popular como Presidente de la Comisión de Fomento de Camarones, constituyéndose en el primer Intendente de la Localidad, cargo que ejerció hasta 1936 inclusive.

.

Durante su gestión se verificó la mas destacada acción comunal que se recuerda, habiéndole dado al pueblo la fisonomía urbana que aún conserva, construyendo terraplenes; bajando lomas que entorpecían el desarrollo y el mejor funcionamiento operativo del tránsito alrededor del puerto; nivelando manzanas y parcelas; rellenando lagunas.

.

Pero no solo eso: La inexistencia de organismos viales en el territorio convertía por entonces a las comunas, con mejor o peor comportamiento, en las responsables de los caminos que las comunicaran con el resto.

.

Así, la administración de don Fernando Robert fue un paradigma de servicios que permitieron vincular el Puerto de Camarones con la cuenca productiva de toda la Provincia. Inclusive los memoriosos recuerdan su sueño de construir una ruta troncal desde la pre-cordillera, mas precisamente desde Gobernador Costa, hasta nuestra Bahía, con caminos convergentes en todo su recorrido.

.

Este sueño no alcanzó a concretarse pero tal vez habría sido diferente el desarrollo de Camarones si el trazado de la Ruta 3 en la década del 30 no hubiera abortado definitivamente ese viejo proyecto.

.

No obstante, quedan como resultante de su primitivo empeño las actuales trazas de la ruta al Sur y al Norte (Hoy Ruta 1) y la ruta al Oeste o Rio Chico (Hoy Ruta 30), en las cuales se conservan todavía trabajos de excepción, como el badén que atraviesa el zanjón sobre la ruta 1 a la altura de Pozo Thompson.

.

Asimismo, quedan como ejemplo de su paso por la comuna las primeras ordenanzas de Tránsito, de Higiene Urbana, y tantas, como la que dispone la construcción del primer alambre perimetral del cementerio.

.

Y por si fuera poco, propició junto a otros destacados vecinos la creación del Internado Escolar,  verdadero símbolo de la solidaridad hacia los menos pudientes, esencialmente aquellos que desde el campo, forjaban con trabajo la riqueza de la comarca  y no hubieran podido, de otra forma, proveer a la ilustración de sus hijos.

.

Falleció en 1944 dejando en la memoria colectiva la impronta de su personalidad creadora y tenaz.

.

El poema que se transcribe mas adelante, procura ser un mínimo homenaje a esa odisea que lo trajo a este sur y que guarda similitud con muchos hombres y mujeres pioneros, forjadores empeñosos de este mágico rincón de nuestra Patagonia.

POBLADOR PATAGONICO

A mi abuelo Fernando, protagonista.


Seguramente la cosa no fue fácil

Y sin embargo se gestó cantando.

Vinieron con su arreo. Las pilchas. Un recuerdo,

el sabor agridulce de las cosas pasadas.

Los sueños.

…tal vez algún olvido.

Y muy pocas ovejas.

.

Suficiente para intentar hacer punta en la patriada.

.

Ansiosos por hallar donde quedarse

después de andar 200 leguas, que separan

el sur de “la provincia”  (*), allá en el norte,

de este otro sur en serio,

la mirada se les iba perdiendo en el silencio

mientras crecía por dentro la esperanza.

.

Vinieron a poblar tierras fiscales

peleando bajo el sol o con la escarcha.

Y en este campo agreste, casi torvo,

supieron del invierno peliagudo

y le ganaron al viento en la topada.

.

Qué  importa si la vida viene dura!

Viendo crecer los hijos…es robada!.

.

Y se ayudaron al decir: Hermano,

vamos a levantar juntos la alambrada,

no para separar este destino,

sino apenas para desentrañar nuestras majadas.

.

Tal vez a muchos de esos héroes viejos

la vida no alcanzó a darles las gracias.

Talvez no queda ni tan solo quien recuerde

el nombre que le dieron a una aguada.

O a la tapera bajo el tamarisco,

que alguna vez soñó  con ser Estancia.

.

Seguramente la cosa no fue fácil.

.

Muchas veces, tuvieron que apretar fuerte los dientes

para morder con rabia esa cosa de quejarse.

Y fue por el coraje de esa hombrada

que muchos hombros, se fueron encorvando,

de tanto ponérselos sin asco a la epopeya

de afirmar con trabajo nuestra patria.

.

No importan ya los nombres. Fueron muchos.

Pero mientras el aura mesetaria nos traiga

el ladrido de algún perro entreverándose al balar de la majada,

seguramente ellos, los primeros pobladores,

No estarán entre las cosas olvidadas.

G.Robert/1995.

.

(*) Hasta que se crearan las provincias al sur del Rio Colorado, era corriente llamar “la provincia” a Buenos Aires.

5 comentarios en “UNA HISTORIA EN LA HISTORIA.

  1. Gerardo, Carlos
    Proyectando mi proximo viaje por Patagonia, di con ustedes.
    Buscando lugares por donde transitar, y habiendo conocido ya Camarones en tres oportunidades, les transmito mi aprecio por ese frances que desde el Languedoc puso su norte en nuestro sur.
    Es indudable que Camarones es muy especial respecto a pueblos de Argentina. Es simplemente distinto, desde un punto de vista urbano. Siempre disfrute de caminar por sus amplias calles.
    Desde Carmen de Patagones, recorriendo la costa, habra de pasar nuevamente por Alli, rumbo a Bahia Bustamante.
    Gracias por publicar las pequeñas grandes historias de Fernando Augusti.
    Saludos Cordiales,
    Daniel

  2. Señor Robert , que maravilla de personas llegaron a nuestra patria para ayudarnos a engrandecerla.
    Miguelita

  3. Hola Patricia, bienvenida al arcon del recuerdo.
    Agradezco tu comentario y se lo hare llegar a Gerardo.
    Saludos afectuosos
    Carlos Editor.

  4. Hermoso su homenaje, y no dudo que debe recitar los versos acompañado por su amada guitarra. Espero que quien dirija esta pagina pueda hacerle llegar mi saludos y mi e-mail. Un abrazo

Deja un comentario