Viajando desde las antiguas cartas de amor a los mails

Viajando desde las antiguas cartas de amor a los mails.

Por Yolanda Noemí

Caucete

San Juan

cartasamarillas

foto de portada (*)

Quiero relatarles algo que marcó mi vida en mi adolescencia.

No deseo caer en una improductiva  nostalgia., No estoy aferrada a lo antiguo, pero  soy observadora de conductas o acciones relacionadas con lo afectivo del presente que me espanta.

Hoy resultaría Increíble pensar que a mis  18 años, en 1961, recién recibiera  mi primer beso.

Cuando regresé a Villa Independencia (Caucete) deje en la ciudad de Buenos Aires a mi primer amor de juventud. Hubo un quiebre en mi vida.

Encontré a mi casa paterna, habitada solamente por mi hermano y su esposa.

Nada era igual, se notaba la partida de mis padres y hermana.

 

Comencé a trabajar en la cosecha de uva, de aquí para allá, días y noches, dormir en  la viña, pasar frío, hambre, falta del amor que había dejado, y todo tipo de necesidades. Sin embargo, mi fe religiosa me ayudo a soportar esto.

viñedos

Salí Adelante,  hoy tengo muchos hijos y muchísimos nietos que me ayudan a ver lo hermosa que es la vida en familia.

 

Les recuerdo que yo solo tenia 11 meses cuando ocurrió  el terremoto de Caucete, el 15 de enero de 1944  (mi madre me crío entre escombros hasta que pudimos hacer nuevamente la casa.)

 

No quiero apartarme del tema de la nota de hoy, pero deben saber un poco la importancia que tuvieron esas cartas a mi regreso a San Juan en 1961.

 

Durante dos años recibí semanalmente una carta de mi amado.

Las debía retirar en una estafeta ubicada a 1km de mi casa, siempre que estuviera en ella, si andaba en la cosecha, la distancia era mucho mayor, pero sin importar esto iba a buscarla.

Siempre había carta para mí. En el correo ya no me preguntaban mi nombre, al verme entrar, sacaban de un casillero la carta y me la entregaban.

 

Salía presurosa y ya en la puerta comenzaba a leer, y releer, luego en mi casa, en el campo, o donde me encontrara. Cada palabra de amor, cada promesa, me daba fuerzas para seguir adelante.

Olvidaba las penas, el cansancio y veía que el sol entre las viñas, me invitaba a ¡vivir!

 

Hoy, a mis 70 años, sentada en la galería, debajo de un alero invadido por glicinas, sigo viviendo, sigo observando, y aunque parezca ajena a este mundo moderno no es así.

 

Días pasados me dice mi nieta “Abuela cuéntame esa historia de las cartas de amor”

“no mi niña, otra vez no, ya la sabes de memoria”

Pero el deseo de escuchar el relato tenia relación con la forma en la cual ella se comunica con su novio, amigo, pretendiente, pareja o como le llaman ahora, que se yo.

 

Es que todo cambia, este joven vive y trabaja en un pueblo cercano. Durante la semana solo se comunican, por mensajes de textos, mails, redes sociales y todos esos sistemas que tienen nombre extranjeros que no recuerdo bien.

 

Y me pregunto, “¿se siente lo mismo que sentía yo cuando abría una carta?

Se anhela tanto ese momento, esa espera de una semana, no seguramente no, ya que los veo todo el día con sus telefónicos toqueteando la pantalla  con el ida y vuelta de mensajes.

 

Bueno, no los critico,  pero prefiero seguir leyendo esas cartas, ya amarillentas que me decían. “Mi amor no sabes cuanto  te extraño”

Las cartas de amor son eternas, nuestra relación no lo fue, pero al leerlas me siento renovada, joven, amada como lo fui en ese entonces.

Gracias por permitirme contarles este secretito de una señora mayor que sigue amando la vida.

Yolanda.

 

***************************************************************

foto de portada:

(*)  desdemirinconparati.blogspot.com.ar

 

Esta entrada fue publicada en historias de gente sin historia, Pueblos y Ciudades y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Viajando desde las antiguas cartas de amor a los mails

  1. miguel angel retrivi dijo:

    …Buena la memoria de Carlitos…Los que hace tiempo conocemos parte de la historia de nuestra amiga…( por ahora virtual) Yolanda Noemi…A quién irrespetuosamente llamó » YOLY «, eso es producto de su candor, al escribir sus · Historias de vida «…Si ya sabíamos de aquel …¿ » Amor Trunco » ?…Porque no se concretó en matrimonio, es por eso que me animo, a decir » Trunco»…Pero…Siempre hay un pero…¿ No ?…Quizás para la otra parte, más allá de lo poéticas que eran sus cartas…quizás haya sido un ..¿ Amor Efimero ?…Pero no para » YOLY «… Que aún a pesar de los años, me supongo yo, que atesorara en algún pequeño cofrecito o tal vez envueltas con papel de colores y flores, donde habrán algunas hojas de arboles y/o flores secas, acompañando a esas cartas, que ha leído y releído para si o junto a su nieta…

    …¡ SI YOLY !…Hoy con los » Mails» o como se llamen ( tampoco soy muy ducho ), es más rápida la comunicación…Pero…Son los mismos escritos con tanto romance…¿ Tienen el misterio aquél ?…¿ Que me habrá escrito ?…¿ Vendrá o no ?…

    Yo rescato de vos » Yoly» mujer…las caminatas hasta la estafeta, ya de tú casa o de desde las viñas, caminatas de sueños e ilusiones que a pesar de los años…aún perduran en vos…

    Te mando el cálido cariño de un » Bisabuelo » a una » Abuela «, que aún siente el » Aroma de aquél Amor»…

    LITO de BERNAL

  2. yolanda dijo:

    Buenas tardes a todos, felizmente he leído sus comentarios, me llenan de emoción y mucha alegría. Voy a responder en el orden de comentario.
    Veo que mi humilde historia de amor, les ha gustado, que suerte tengo que me entiendan, muchas veces creo que no me se expresar claramente, o que lo que digo, que sale del alma, se confunde al escribir.
    Sr. Aldo, justamente mi fe tiene mucho que ver con la difunta correa, ya que según dicen el niño vivió de su mamá ya fallecida.
    Cuando el terremoto, mi madre “sobrevivo”, ella salió de la casa cuando comenzó el temblor arrastrándome a mi y a mis hermanitos.
    Siga visitando San Juan y gracias.
    Sr. Carlos., es gracioso el tema de los mensajitos y sistemas de comunicación.
    Actual, y es así que se pierde el don de escribir y razonar, ya que se usan abreviaturas que distorsionan la forma correcta de redactar y expresarse
    María del Carmen.
    Lamento decirle que no, no me case con mi noviecito. Aun no encuentro justificación a esa perdida, no puedo culparlo a el, ni culparme yo, creo que los dos tuvimos miedo. La distancia no siempre separa, a veces une., aun así no se dio.
    No me arrepiento de la vida que tuve aquí. Mi esposo murió siendo muy joven, y yo me quedé con la bendición divina de mis hijos, y ahora nietos. No hubo nadie más.
    Por eso hoy recuerdo esas cartas, hubiera querido enviar una foto de ellas, tengo muchísimas, aun conservan ese aroma de amor, no se si el amor tiene aroma, pero se que ame y fui amada.
    Gracias a todos, los quiero mucho.
    Yolanda Noemí.

  3. carlosvonz dijo:

    Hola Amiga, no tengo estadísticas, pero creo que son mas las parejas que NO se casan con su primer amor.
    Si bien en ese primer amor se da todo lo bello de cada persona. Se apuesta a la vida, a que va a ser para siempre, pero, como dice el querido amigo Lito, siempre hay un pero.
    La edad, la familia, el desear! Yá ! casarse, el pretender todo, y si te pones a pensarlo, es correcto, porque cuando uno ama, está ajeno a las realidades cotidianas, al dinero, al trabajo, se vive un sueño tan hermoso, del que no se debiera despertar.
    PD. Yolanda si lee esto, seguramente te responderá
    (pero te chimento algo)
    Recuerdo haber leído en otro envío de ella, (que se perdió en los laberintos informáticos) , que tampoco se casó con su primer amor, repasa cuando cuenta sobre los años que duraron las cartas, lo que no sabemos como un amor asi no llego a más.

  4. maria del carmen hernández dijo:

    Hola Carlos, hola Yolanda: El tercer comentario es pateticamente gracioso, pero yendo al relato de Yolanda, y como corolario a esa historia de amor: Se casó con aquel novio?
    Por otro lado, yo, que soy de esa generación, no puedo dejar de recordar mi amor y la espera via correo, de las cartas de un noviecito que tenía. Nada se puede comparar a eso…, es diametralmente opuesto el sentimiento, el anhelo en la espera, la poesía de su letra, su olor, a lo que hoy utilizamos como vehículos del mensaje.
    Los dejo, pero felicitándolos por estos relatos, donde está la esencia verdadera del ser humano. Un abrazo!
    Ah, ! yo no me casé con aquel noviecito…

  5. carlosvonz dijo:

    Hola Sra. Yolanda, me quede pensando en esos sistemas de nombres extranjeros, confieso que no se casi nada, pero algo encontre. What’s up ,, la traduccion es ¿Qué pasa?.
    mejor que no se entere, que desilucion.
    Y ya que estoy por este camino, hay formas de redactar mensajes , horribles, estas si que espantan.
    le copio una que vi recien en un foro.

    Hola Ana,» K´Onda con nosos, Kuando aflojas, ? , porke noy , venite y lo arreglamos con one coffe,
    mejor no sigo con esto.

  6. Aldo dijo:

    Muy hermosa historia de amor, pasé varias veces por Caucete rumbo a la «Difunta Correa».
    Yolanda, muchas gracias por escribir tu historia.

  7. carlosvonz dijo:

    Gracias Yolanda , que ejemplo de amor.
    ya que incluí en la portada una foto tomada de internet, tambien le agrego algo que se escribio en ese blog.
    http://desdemirinconparati.blogspot.com.ar/

    Cartas Amarillas»
    Letras escritas que se tornan
    amarillas de tanto repasarlas
    luz bendita que alimenta
    el recuerdo es canto interior
    que se vuelve himno extendiendo
    el plazo enriqueciendo el llanto,
    Cartas que al leerlas siembra fe,
    paz y amor dentro del corazón
    regocijado en ese brillo donde
    existieron hermosos días que fueron
    bendecidos se iluminan los ojos
    y destilan agua pura y cristalina
    de un buen sentir el corazón aletea
    casi listo para volar
    por nuevos rumbos aunque
    el recuerdo nos impulse y acaricie
    suavemente y va visitando una
    caricia suave antes de dejar
    el nido porque las cartas
    se volvieron amarillas.
    Lesly León

Los comentarios están cerrados.